31/12/07

FELIZ 2OO8 -¡ojo!

Estrella, ¡y estas huellas en la ceniza!







El equívoco de la frase-
El borde del
Vaso de agua-
Se dirá colmado o medio vacío
En la mesa sin comensales-
Si bien se dirá,
Pues el inicio era verbo-
Era lepra persistente-

Ay del Parto de los Montes-
Tres Aves en ninguna-

Cuántas quedarán
Luego del disparo-

Sí,
y sola ella eternamente-
Dos vuelan-

El jardín no te observa-
La casa, la trampa-
El reflejo exacto de la muerte
Y su deuda de soledad-
Dos permanecen en la techumbre-

Ningún compromiso-

Que te condenes, aleatorio-

El viento Norte
Sigue sucediendo negro,
Un riente azar, hermaNO,
Para traernos suerte
Según sin so
Sobre y tras

La sátira,
Escudo de afonía-

¿Por qué no me oyes, sub?
¿Por qué no me alimentas, espejo?

A fin que el monte trémulo
Lo cante,
Hiervan hierbas

Ante el muro
Contra el viento
Contra marea
Contra el sur y lo no-
Contra mí que existo-

No vengas, Sombra,
A mi lado-

Con dos, sobran-

Estrella,
¡y estas huellas en la ceniza!






Antonio López Medinilla

sajando
el SUR-sub, X





30/12/07

sol invictus-








Como nube
Que el cielo aleja,
Desciende,
Rocía congoja,
Pero nunca nieva
La vida que entristece-

Permanece inalterada-

La por/dios/era, Elella,
Conforma la niebla de la costa-
La exhibición humana
Da cobijo al espejo
Que evoca la distorsión
Desnuda-

Al norte/sin-sur
Te halla-
¡Victoria!
Entre las capas
Que cubren la nada-

-Sí y No,
Lanza la moneda
Que nunca cae
Donde flotas, Antonio,
Aunque te posibilita.

Transito en silencio
Por las tejas y balcones-
Dotan y doran
Rincones de plata-
Estás solo, sola conmigo,
E iluminamos el árbol-

Bajo la escalera-
Un soplo insignificante y mágico
Me invoca y te encuentra,
Ángel mío, despavorido-

Todo comienza
En una brizna de hierba
Que acaba en arcada
De color y patio-

Considera la advertencia-
La muerta no da sombra-
Es un incendio perenne,
Y se escribe mar-

Así Sea-

Si respira sin aire,
Respira como el agua-
Una nube que pasa
Con tu rostro de distancia-

¿Realmente?

Sostiene al serafín
Como sostiene la piedra
Que arroja al rostro
Que me perdona-

Sonríes,
y es no-

No me den tu maNo, entoncEs-








Antonio López Medinilla
sajando
el SUR-sub X

29/12/07

Cómo NO-








Hay que vigilarme

Cada mañana al despertar-

Me asesina en los espejos Mí-

Aires cortan Aires-

Buenos o malos-
Sajan lo yo-


Cuanto adviene

Se anuncia luctuoso
O irrisorio-


Viento del este

Y gris de niebla-

Tacones de fábula-


Estrella no recuerda-

Irene olvida-

No quieres más hijos

Pero quieres más versos-

Ur al Sur, y no soy

Lo que debo-


A tu Señal,
Sueño nuestra partida

Del hogar al hogar

Sin hogar, Padre-


La misma enfermedad
Nos hizo-


Recita, Hijo,

La canción de cuna

En los tejados-

¿Realmente has muerto?

Te pareces tanto-

¡Dios,

No vayas con ella!


Un bosque de de/dos

Como bocas te comen-

Nadie es definitivo-


Trunco y sucio

Me quieres

Mientras me alimento-
Y esa es tu culpa,

El infierno en los otros,

El abismo como ojos

En la raíz del cristal:
El Lago no te refleja-

Sí, ahora todo es invisible-
Vean qué engaño-

Hay veces que de los cristales,

Hay veces que del temor
Entre los lápices rotos

Se detiene y rumia

El verso final-

Aunque es básico
E injustificable-


¡No eres un hombre!

Mágico es-


Perdón por no ver

El hombre que mora

En tu propia sombra
par-pa-de-an-te
En la cruz de URbe

Y regocijo-


Querida, qué fue

De la vida en los otros-


Si he de sanar,

He de remendar

Telas en lo impalpable-


Estás curada, hermana Parca-


Su mano, pústula

De sanidad-

Prejuicio sin orgullo-


Tus visitaciones, Piedad,

En el andamio

Antes del Salto-


Pero es falso-

Estoy conforme-


Riela al sur

Tu entraña sub, Gab-


¿Qué escuela eliges

En el fondo del mar?


Nada acontece

En el banquete-


¿Sentirás vergüenza por ello?


Y así el recinto

De flor enloquecida,

De plata incendiada,

No recoge el agua que le urge-

Florece un día y nos aterroriza

En el aroma de sus gárgolas-


En los campos/murmullos

Las imágenes

Que nunca fueron

De carne y hueso-


Cómo lo agradezco-


Bajo los campos,
Bajo lo bajo,
S
entado sobre el olmo viejo,
Rezando el sí a las nubes,
Y amaneciendo entonces-


Como yo

Como péndulo comes,

Cómo no

En lo No,

Venus que el nudo
Excedes-


Me fragmento-

Qué gran esperanza-

La misma enfermedad
Nos hizo ir-










Antonio López Medinilla,
sajando

el SUR-sub, X.

26/12/07

el SUR-sub (fragmentos, IX)





el SUR-sub
(fragmentos, IX)






"Setenta mil violines interiores me responden en cuanto lo deseo"

JUAN EDUARDO CIRLOT








Recogí el Papel
En la hierba,
e inicié lo No-

Cuanto olvidamos, Estrella,
Cuanto sello y olvidamos
En el papel-

En la sin-lugar
Aguardo-

Si revés del ni,
Sí del no,
Y te abrazo-

No hay fondo-
No hay eco-

Nadie puede oír
Cómo lincho a mi hermano
Al alba, en lo añil-

Mírame, no obstante-
Aprende a estar sucia-

Declamo cada resquicio
De tu horror, mi honor,
Mi código-
Todo por amor al arte-

Comarca Cruzada
De las turbias aguas,
Donde el sin
Del pantaNo silabeado-

Reiteran:
Enmudeces con
Trazos de mis trozos,
y sin de las huellas por-

Vos sí ves
La bazofia y la arcadia-
Hablás en sueños-

DON-de-Escamas,
Pero ello no me incumbe-
Estoy conforme-

Al inicio lo verbo
De hiel sobrante-

Acto continuo la silencio,
Cántico sordina-

Pero la carne me habla
De la miel prostituta,
Y me arde en los zapatos
Lo no dicho, Irene-

Me tiemblan las manos
Sin ti, mi sin, mi no-

SUR sin vos,
si UR,
MI
NO-

(s)

Perdí la voz nunca a ti debida-

Quedando en tinta-
Pariendo un monstruo-

¿Me das fuego, Bestia?

El débito herbáceo,
Y la nada se intuye-
Donde nadie
Y donde calla,
Donde tú me nombras no-

Bestia, no muerdas lo tuyo-

Indigno, nimio,
Embozado
En la Corte negra-
La doncella,
Tan vulgar como unívoca,
Dónde aguarda-

Alguien arroja la
Última piedra
Al Pierrot de las lunas,
Y agradece
El alimento recibido-


Me han gritado todo:
¡Saltarello!
Los nombres de los hombres de hierro-
Permito sonreír a la muerte-

Maga ausencia desarmada-

Tenacidad y mordaza
Del código abierto, paisaje péndulo-

Mis hermanos fragmentos-

Hila lo sin
Sin la-

Cama fue de escamas-

Vení, larva-
No estoy aterrado-
Te miro,
Es similar-

Un Búho alejando abejas
En el presagio del libro-

Panales,
Palabras sin historia

En el rol de la nada-
¿Alguien?
Que nadie juzgue la piedra
Bajo nubes que balan
Tu ausencia, Belle-

Qué extraña nube-

Mater amatísima,
Hetaira de lluvias,
Sobre la rosa que calla
El desierto-

¿Florecés, acento?

La iglesia, derruida
Por animales hambrientos-

¿Es enfático?

¡Es un sueño!

Me obstino oculto
En el bocio y la mudez-
Pero no he de oírte en la cueva
Con la cruz de estos brazos, Agote,
mi peste, mi hermano-

Me cansa tu espejo-

Ambiciono un mono-
Yo, la pluma de avestruz-

¿Hermanas, qué nombran?

-¡Qué encías, Belle!

La rosa nieve al sur
Como llora el vencejo
El norte tiritante
Que ya ni recuerdo-

Donde la landa sin de mi Señor,
Donde hierbas como algas,
Donde la estrella
DerviCHE vira,

Arrojas a la niebla
Un puño de sangre cenagosa,
Rozás la Palabra,
y nada cambia-

-Vos rozás la Palabra y la plaga.

De entre los muertos,
Antonio Block, cántame-

Mareas y males
Otra vez te coronan,
Tú que renaces, marino,
En los fuegos de San Temor-

Tu viaje, mi viaje cartaginés,
A ninguna parte-

Sorteados los corales
Conocimos el sin-lugar,
Bajo las aguas,
Ante el espejo de la luna,
Y por ti la nada canta
En el fondo de la sal-

Arrojo el poema
Al mal surtidor-

Más no,
Jonás,
Y el mar otra vez-

Respirás sin aire-

Las aves dispersas-
Vibración
De la desbandada-
Tu nunca tremor-
Tus nunca talveces-

¿Tal vez el cielo era asma?

Una vez hubo
Un inicio, Serpiente-

Madre algas-
El descuido del mar
Congela el cielo
Que concluye

En luz de luna,
Otro-


Son suficientes prendas-
Suficientes piedras
En los bolsillos-

No ofenden el nombre de la Roca:
Te acogen sin corona, Mi Señor-
Tiernos vasallos moldeables
Cortarán el pescuezo de tu alma,
Y tú cantarás sí-
No temas-

¿Nadie nadará tus nadas?

Algas, cazador-
Alas-
Nadie, cazador-

Limo a la voz,
Cenizas al légamo-
Redunda redundancia-

Adán y Nada
Calzan el zapato,
El bestiario-

¡Quema!
Las aguas saben-

En la esquina del islote,
Ansían la espada como si nada
Sicediera en las aguas-

¡Qué falso!

Ve o no vayas, Magnifique-

Ve donde muero, qué orgullo-

-Ven, te veo.

Esta losa nunca de tumba fue,
Aunque sí para mis dedos, Belle,
La siempreviva estrella de tu disolución-
Nuestro hogar o cuadra, des-

Un pórtico humareda-
Un café que exhala
La bestia depurada-
Tabaco negro, coñac,
El humo de llorar-
nos la vida de evanescencia-

Deslizo la palabra
De luna oculta,
Y palimpsestos trenzan
Las estrellas-

La voz que no fue,
Se viste
De andrajos-
Retorna a la arena sur,
Retorna a la ciudad
A MU RA LLA DA-

Veo a Irene,
Negativa, paso a paso,
Escala la nada
De un mundo ausente-
Renombra dictados
Abolidos, codiciados
Por la plaga
Que señala el disparo-

Donde pliego versos,
Despliego alas, hermana-
Sostén mis púas-

Ríos púrpuras, Irene,
Te he dibujado en el vientre-

¿Y tú me escupes?

¡Y tú, más!

Flujo vos,
Perro Pierrot-
CANdado
Al sur que espera
Lo alimente-

La niña escribe
Los ojos que me crecieron-
La espada de la inocencia-

Aún espero las huellas,
Oler su letra cadaverina-

La madrugada
Exhuma el péndulo
Bajo tu almohada-

No volveré a casa
Como bestia, nunca más-

Vendrá y será letra-
Aparición y será hombre,
Hueco sólo,
Difunto al sur
Que invoco
En la noche
De las páginas-

Oscurantismo,
Lo último es eterno,
y se lee NO-


Los besos de La
Conforman las cloacas
De tu resurrección, Magdala-

La última flor no crece
Del árbol del conocimiento
En la confianza de
Buscarte-

Cae en la locura
De la ausente alba-

No consigo dormir, no nacido-

El sol en mi desván-
El libro santo entre las tejas-
Dispárame tu inocencia-
Tu salvaje distancia-

Territorio del pantano-
Estoy conforme-

Arrecife de ti-
Estoy conforme-

Estrella en los rincones
De los ángulos claros-

Ver para creer,
Irene-
Estrellita huele
A gesto
De no-mundo-


Pronto llamará
Al sur que la aguarda-

Como yo,
Hablaremos sin nombres,
Hablaremos sin ángeles-

Sin mensaje,
Para ser LA-

Rompo
El cristal para
Dártelo-

DAR
TE
LO
GRIS
DEL


En mi nombre,
Incendiadme
En la construcción
Sin mi nombre-


Entiendo
Que me defendería
De la misma muerte-
Pero resulta negro
Como yo,
Y da miedo-
También lástima-

Es un perro extraño-
Agita el rabo
En perfectas circunferencias-
No es un péndulo-
Aún no me atrevo
A adorarlo-

De niño,
Amaba tus huesos-

Me besabas a mí,
Pordiosero que
Olvida a su madre-

Acaso el poder del útero
Arrojando mis entrañas
A un mundo peligroso
Sin poder de entrañas-

¿Acaso o suficiente?

Ella ya no me incumbe-
Está muerta-

Niño Agote, tenés
El alma negra,
Muy negra,
Para contarte cuentos
Que al fin de los tiempos
Te han de olvidar-

Mi niño perro,
Tus cicatrices,
Me las como a besos-
Son mías-

Antonio,
Huye-
Estás quebrado-

Me gustaría
Hablarle de mis AlAs-

Me observa y juzga-
No es alba ni añil-
Sé que escupiría
Todos los huesos
Que me ha roto-

Orgullosa criatura,
Soberbio barro,
Podría cortarte la garganta-
Pero no tengo brazos-

LA me espera-
No duerme- Sueña
Mi mal sueño-

Me lloran las manos-
No contaré nada del dolor-

Es justo y necesario
Besarte al llegar,
Antes que despiertes
En el infierno-

Morder el piano solo,
El árbol de luz, juntos,
Naturalmente, suavemente.

La Sed
De restos-
¡Cierto!

Sí del No
Que me apacigüe
Y lama-

Pasajero, primogénito,
Los caminos ladran silencio,
Como los versos-

Los perros mágicos
No responden,
Compañero sin
Compaña-

Tu Hoz de Oz,
Sin mí-
Cuanto hallo-

La noche
Monotemática
Enfoca al perro
Que hocica
El olor de tu sangre
Verde en la hierba-
El olor imposible
En la luna sin pétalos-

El Señor me lo canta sin,
Cuando el pantaNO resucita
La segunda batalla en los cielos-
Todo embarrado-

Las bestias del suelo,
Los muertos del Sur,
Frente a frente,
En el Libro Erecto-

Sombras que sin Nos,
Norte a ti debido,
Nos sueñan vivos-


NO PASARÁN
Cuando disparo
La amapola-

Ningún vagabundo me miró-

Nadie encuentra
Su reflejo en otro
Entre estas hierbas-

¡Cómo han crecido
las huellas,

las algas angélicas,
las olas, las alas humanas,
desierta Belle
que no alimentas!


Previo al disparen,
La luna declama mi culpa,
Cualquier apología,
Al señor de las nubes-
No hay perdón-

No me ignoren-

Nadie entre las hierbas
Vino de la nada
Salvo un perro sin fruto,
Menguante
Junto a la luz que acaba-

La cruz,
Im/posible
En lo posible,
Me cruza el costado-

Lo que no sucede
Habla del dolor de nunca-
Espinas en los dientes del ángel-

Revés:
Legión de solos-


Para mí, SIN-
Para sin-

Sucede sin-
Es necesario-

Pasajera, primogénita,
Tu cabello se incendia-

Sin nacer he visto te-

¿Eres o disparas?

Fuga del sueño,
Del pájaro negro en lo negro-
No muevo un hueso-
Se mueve el muérdago-

Ládrame, in/versa Roma-

Es un agote
Predispuesto a la llama-

La Gaviota se ha helado-
El cedro también,
Y el alma
Torna al pantano
Donde nunca vienes
Sola-

El humo de la inocencia
Marcha junto al monstruo, Belle,
Que no lo es contigo-

Pareces humano-
NO,

Demasiado humano,
Compañero Bestia-
Cruzo el espejo-
Incendio la sombra
Que nos antecede-

Huye, inVerso-

Todo el verso es niebla
Que hierve, excesivamente-

Vení-
A la carne de tu carne
Apenas le faltan horas-

Gime, retrocede orando,
Grita, y para nombrar
Dispara la sombra-

Mi nombre es Estrella-
Mi nombre se estrella-

Sucede mi casta-
Se oculta-
Me oculta bajo las sábanas-

Dibuja alas con las uñas quebradas-

Bésame el verbo
O no lo hagas-

Excesivo sur-
Excédeme-

¡Me niegas!

Ur, no despiertes a ése-

La mirada
Análoga a la morada

Me lastima en círculos
Que no parecen solos-

¿Realmente, no estás sola?

Duéleme,
duéleme UR
como dolmen sin
(di)
SOLUCION

es se
ES UR
sur lo
si ur
sur sub
se sin
sub sé
sí es
ur su
ur sé
ur on
se es
ON NO
IN NI

SAL
LAS

UR-
ir-
huir
sin ir-

Des-aparición de
Schiboleth di-

te VEn
te VEn te VEn
te VEn ce


Huyen los pájaros del cedro-
No ser como tú
Me enferma
Al trazar la hoguera
Al que no
Sucumbes, Poema-

Alguien dice MAR
Y las aves
Alzan el vuelo-

Caen las estrellas-
Me abrazas
Y anochezco-

De espa(l)das,
Para saber
Que ni eras

Cuanto se detesta
Bajo el pantano
Ante el dragón que nos lame-

Del lugar sin lugar,
De Oniria,
Háblame, preposicional,
Cuando despiertes al sueño-

-con y contra
de y desde,
hasta nunca-

Cuanto fue
Es lo

No ser
Siendo-


-¿Y los otros?

-No me mires así, Estrella.

No tengas miedo, vení-

Lo que es
y sigue sucediendo

Devino a No,
Y nos besa-

Suavemente, me dijo.

No sé
Cómo ardieron
Los libros

Antes de lo no-

Cómo me duele cómo
Me duele cómo
Me duele
SIN

Huir
No es ir
A lugar donde me llamas,

Aunque la muerte sea la muerta que resucita
En el espanto de las aguas-

Respira sin aire-
La gruta de las algas
Nos ata los pies,
Sin manos-

La nada llama-
La llama acalla-
No me oigo más-

Nada aliterada
Que me abraza-

Y cantarlo
Tal cual
Desde la
Di-solución-

Nada sin
Pensar en nada,
Compañero sin
Compañero,
Tiritando, formidable-

Me decís vos que no-

Seguís anocheciendo
-dices, lo dicen- mudo,
Suavemente,
Mientras acaba mi honor.

Dibujás la jaula
De la hoja
En blanco-

Caen hojas antes de tiempo-
El rapto, las aves,
Las rocas, las horas,
Los árboles negros-

Blanca la noche
Si lo crees-

5 leídos
5 sentidos
5 secretos
extranjero, extranjera-

Nada cambia el acento
Ni el sur nada cambia,
Si crees lo que creés-

SUAVEMENTE NO

Tus oraciones, Estrella,
Estrelladas si no me miras
El colorolor de la rosa-

Poco importa
Que al lado
Celebren una boda-
No me recuerdo-

Postrera unidad de
Sílabas y larvas-

Nunca un hogar-
Vade retro-
Nunca nada nuestro-

Lo Sub es otro DOS-

El latido fiel que no precisa
De los templos nunca-
Sin acogida-

Donde me aguardas
Como noche arrinconada,
Oscilando en el presagio
Del ladrido, Agustín-

Inservible concebir la ruina-
Lo que nombran las hierbas
Que te cubren-

No pasarán cuando
Dispare a matar
La amapola en mi sien-

Violeta donde vende violetas-

La medina es negra-

Sur de mí, donde me olvidan-

Lo No, mi bestia fiel,
Y bebo humilde de tu maNO-

Ladra tu propia sombra-
La Sombra, Agustín-
Mágico es-
Ladra tu disolución-

Se lee muerte,
Pero es el hábito de la vida-

Vida
Y a su vez Gárgola,

Góndola sepulturera,
Soberbia y errabunda
Gorgona, candado
Y la arcada de mi espera,
Que otra vez sucede
Donde nada nunca es-

Ninfas del bosque, hojas
A miles, miles de ojos
Enjuician
Un método adorable
Que reduzca su vuelo
A la pócima secreta
Del símbolo-

¿Cómo recolectar la quimera
Del árbol que repudia
La realidad del fruto?

No hay antagonismo
Que opte por la cosecha
En el eclipse del desierto-

¿Quién me habla?

Oigo pasos-

Mis brazos enmudecen-

Morir en el pozo
No calma el ansia
De ser Otro
En cualquier lugar-

¡Vuelve, Bestia!
No creas que el bosque
Es una ramera-

El Gato Rojo y la Oca
Te persiguen, te acompañan-

La puerta de tu alcoba-
Que Dios te guarde-

Cuanto me contempla e ignora
(bella vestal o ver de bestia)
Es la imagen de la necesidad-
El asqueroso grito
De la necesidad,
Recién parida daga,
Ante mis hermanos-

Exponme, devota,
La daga que divide
Felizmente a Oniria
Del mundo bajo las aguas-

Se igualan
La inicial de las semillas y
Las cenizas de mariposas,
El muro-mundo
En un punto del desencuentro-

Ballesta del no-mundo
(pleitesía de herido)
Donde las lanzas
Del Señor, al cambio,
El aire empantanado acarician-

¿Venís, compañera ángel?

Me llamas
Pordiosera-

Por/dios/era,
Frente a lo humano-

Lo que nunca es
Sucede ante el espejo,
Compañera sin,
Sigue sucediendo
Donde no existo y reflejas-


Apenas lo oyes
(me apena)
Me como

Las páginas-

No exijo respuesta-
Acumulo necesidad,
Como tú comes-

Finalmente, fragmentos-

La nociva objetividad,
Abandonada en la Cabaña-

La runa de la luna
De cualquier naufragio, Padre,
Cómo he de ser-
Cómo enfrentarte,
Deshabitada y ahogada como soy-

Selectiva, se aparea
A puñaladas
Entre los siglos
Vencidos-

Bajo al Sur,
Bajo lo bajo,
Bajo las aguas,
Cartago sin aire
Respira sin aire-

¿Quién?

¿Por toda herencia, aquesto,
este no que nos afirma?

La cuna del mortinato-
Qué lección de calma-

Mi padre ha muerto-
Mi madre ha muerto-
Y aún no he nacido-

¡Quién matará como se debe!

Contesta, hechicera,
Te estoy amando-
¿Puedo no ser, y morir?

Es horrible semejar un ángel,
Y resucitar
De las aguas secas
En el borde de un Libro-

Sur bajo las aguas
o

Europa sin aire-

RESPIRA SIN AIRE







Antonio López Medinilla

25/12/07

¿No es tarde para ver murallas?






Tú de Nor-

te y Sur de No-
Alma de mi
Arma sin mí,

Y no obstante
Qué miedo,
Compañero ángel,
Cuando las nubes lloran-

¿No es tarde para ver murallas?

¿Quién eres?

-Lo sin La sin-

El piaNO en la hierba-
Y yo, la puerta de tu habitación-

Mirad, mi Señor-
Hasta donde llega
La Ceguera
Todo es suyo,
Tu no yo-
Tú, mi nunca yo-

Desnuda de ojos,
Apenas vista, rota,
Eras tú, lo no,
Una semejante que mora
En su propia sombra-

Segunda o tercera
Persona de la nada-
Yo también
Negaré el mundo
A mi paso-

Muertos de amor y no
Derivan al ángel los
Estratos de su piel sin-

Aunque no estás, resido-
Aunque no existo, me bautizo
Residente en la sed y en la hambre-
¿No es acaso un compromiso?

¿Deviene del cielo estético
O del infierno ético
O de tus horas boscosas
De carne y hueso?

Cómo te sientes, ángel mío-

Renace el centro-
Mira el eterno no-

Renace el eterno no-
Mira el centro-

Centro del eterno no-
Mira el renacer-

Si te salvo
Ha de ser
La mayor señal
De vida como
De muerte viva-

La puerta de tu alcoba-
QUE DIOS TE GUARDE







Antonio López Medinilla a

23/12/07

Santas Pascuas, Santa Compaña





Esfera-

Es- Era-

No hay distancia-

Amanece-
Me hablás
y disparo-
No hallaron aves-
Solamente tu rostro, Sur-



Del

Pan

Ta

NO


La última noche de mi vida
Es eterna-
Y llamaré al Sur-


Antonio López Medinilla si


Gracias a todos, por vuesta paciencia y afecto.

Preposicional, fragmentario, Antonio Medinilla.
Salud y palabra, amigos.



Sino él sin ella sin-





Sur tú-
Sur tu no-

Norte
A ti debido-


Ladras-

Amanece un perro

En la luna herida-

En el bosque helado-

Son mi hija y mi mujer-

Soy yo que
Nunca

Enderecé el camino

Para nombrarte

La vida muerta-


Confusión, mi ilusión-

Estoy conforme-


La marca del ángel
En el rostro norte,

Roto de la niña-

Muerta viva

Que no es ángel

Sino escritura

Disparando-


¿Qué es lo
que ven tus ojos?

¿Te mirás a ti misma?

PANTALLA Y PALCO.

Lo no mirándonos-

Tócaselo-

El sexo de la nada-

No es el sexo de un ángel-
Muerto y humano-

¿Acaso no
te recuerda a alguien?

Creo que no

Te necesita más-


¿Y cuando
Va a esos sitios?

Entonces

No es él de ella

Sino él

Sin ella sin-


Un mar

Abandonado en las algas-


Pero ya no soy,

No soy aunque desayune-

Paso de largo,
Y sigue sucediendo-


Un ángel sin alas
Sigue sucediendo

En la espada-








Antonio López Medinilla
ante