29/9/07

Estremece pensar que nunca amanecerá cuando yo amanezca



¿Recuerdas el Pasodoble
De los tiempos simples,
Para hallar el sin-lugar,
Lo-nuncal, Estrella?

La nube que aúlla el perro,
Agustín-
El nombre que señala el péndulo,
Estrellita-
El disfraz del rostro humeante,
Betê-
El alma que refleja el cieno,
Belle-
El movimiento del rey muerto,
Antonio Block-


Antonio López Medinilla tras



video


Pasodoble de la espada,
y disparo demasiado tarde-



DEAD CAN DANCE, the protagonist




Nadie a su vez
Las recuerda-
Son como Nos-
Comen como Nos-
Hablan como Nos-
Llueven como lloran-
Ladran por ti,
Compañero ángel.


el SUR-sub (fragmentos, VIII)




El SUR-sub (fragmentos, VIII)



-A mi hermana, María del Carmen,
en el día de su Santo mariNo.





“Maria del Carmen me arroja un saltamontes (el animal que más temo) a la cara.”
JUAN EDUARDO CIRLOT
“¡Los ojos que no uso me han crecido!”
CARLOS EDMUNDO DE ORY





Perdóname,
Si no supe
Qué hice de ti:
La Escritura,
A Estrellita-

La infanta que lacera
Es devorada por ángeles-

-Cállate, agote, no eres nada
en la intimidad de su sexo,

Consagro la infamia
Al rostro oculto de la luna
Bajo la almohada-
Mírame o no lo hagas-
Es indiferente-

La rayuela que salta
En la risa de los riscos-
Allí se es
Esto que tiembla-

Como letra y como larva
Amanezco y nunca nieva
Bajo el suelo que nos llama-

La Marca Roja del pie
Que desciende al olvido,
Cagot, hermano mío-

La infancia
Que no gozaremos,
Hija de mi nada,
La dono
Como péndulo comes
Bajo el agua donde renazcas-

Por mi culpa,
La prohibitiva sencillez
De nuestra raza, por mi culpa,
Por mi grandísima culpa,
Erizas tu espalda adolescente
Ante el espejo-

Se agita como pez
Se extiende como red
-Soy ambas, Agustín.
Sé que la recuerdas.
El animal que más temo.

Maldita seas
Cuando seas no,
Y sin embargo
Acaricio el saltamontes,
Y la impaciencia
En el doblez del papel,
Tallando tu nombre-

Miedo al miedo-
La no-vida se dirá llama,
La palabra blanca por decir
Con rostro de nieve
Ante tu sucia vida-

Tu carta era mi carta-
Un espejo frente al invierno-
Una blanca procesión de
Desconsuelos, Irene-

Del Sur vengo al río
Rojo de ti, Irene-
Al norte de mi sin
Entre nubes sin mí-

Mi familia cartaginesa
Ya te conoce y teme,
Como sur de lo no
Como sub de lo sin,
En esta ciudad rodeada
De murallas-

Es seguro:
De entre los males
Del mar muerto,
Lázaro de,
Álzate y nádame-

Nadaísta,
Como buen artesano
Del laberinto,
Revísteme de andrajos-
Se admiten sílabas-

No confieses
Los pecados las piedras
Avezados como dios como hongos:
Tus runas de vaudeville,
Tus círculos de coñac,
La hierba muerta de la vida
Y el temblor de tus maNOs-

El sur teratológico
Oscurece
La continua
Refriega del poema ,
Que no sano en tu norte
Para tu celda de caramelo,
Y que soy sin, Estrellita,
Para tu nostalgia de niña muerta,
Y tu madre sin mi vida-

Porque ni tú ni yo sin ti
Veremos el reino prometido,
La devoción a la muerte viva-

Piedad de la piedra-
La llama llama y la noche ladra
Constantemente-

El péndulo tiene sed,
El nido por las nubes,
Las hierbas por el sin-
Bienvenido donde floto-

-Sí, te conozco, Cuadro.

Eterno retorno bajo Cartago
Donde la Posibilidad
Late en los pozos del tiempo-

Y el ser lo otro
Como Otro
En otro,
y sin de la nada por-

¿Por qué me visitas en la llama,
Remordi/miento?
¿Qué haces a mi lado,
Experiencia?
Se resigna-

Nos salvamos en otro no-
Al menos mi Otro-

Te quemaron mis ojos
Nuevamente,
Bajo el suelo, vida mía.

La exigencia de un mundo
Exclusivamente angélico,
Cinematográfico,
Nos codicia
En las esquinas de la rosa
Con tu nombre erróneo-
A un módico precio
De Hetaira,
CINEMA ARCADIA

Ríe al ir-
Irene Ríos-

Se desnuda la Santa,
La Hetaira,
Y me besa la lepra
Que contagió al mundo-

Su puerta amarilla
Es la letra amarilla
De olvido amarillo-
Aunque acontezca rojo,
Página a página,
Arrojado
DON-de NO-

Como no-muerto
Violeta,
donde vende violetas.

Como almena o desencanto
De la piedra arrodillada,
Me despierto muerto de miedo-
El clan comienza a ladrar
Mi nombre en el tuyo-

Pronto me hallarán sin ti.

Sólo canto OjOs al no-mundo.

Te examiné en el erial,
Sin los pétalos-

La pérdida sin edén
Ni misericordia
Subjuntivos,
Que dijeran tal vez
Y fuesen el no sé donde nada-

La sed en el péndulo.
Sólo el no-mundo sabe de tus ojos.
Y si las aguas no.

Un proceso de desencanto
Nos ata los cordones-
Hetaira de máscara de Belle
de Betê de Block
de Cáscara de No-
Las huellas-

Al fin
Me digo Serpiente
De un hombre sin ángel,
Desnudo observo el disfraz
En tu libro de oraciones-
Arte largo, vida corta-
Sigue sucediendo-

Acojo el giro destruido
Por la espada de Antonio Block-
Cadena de Jesús y María
Y la espalda rota de mi hija-

Flores a las cenizas,
Corolas de/formas-
Cenizas en tus ojos
Para que sean grises
Y conformen la niebla
De un tacto lejos del mundo-

Sílabas y larvas
En los surcos
Me observan y acrecientan
El no-mundo sin el sur-

Madre, perra,
Por qué me has abandonado-

No nos conocen-
No somos ni adversarios-
No somos-
No lo olvides, Estrellita-

No me olvides

No olvides lo
No
Sin
La
So
La
Luz de mis ojos
Arrojados-










ANTONIO LÓPEZ MEDINILLA

28/9/07

DEAD CAN DANCE, the cardinal sin



Amanece-
Ladra un perro-

Se exagera
El valor de la Casa-

Se exagera
El amor al Suceso-

Oída
La oblicuidad
De la Revelada,
Asiente y retrocede-


Si las nubes sin-

BESTIA
-¿Me permite ver
Cómo copula
Cansada del blanco y negro?

BELLA
-No suelo.

BESTIA
-¿Hay nubes?




27/9/07

DEAD CAN DANCE, de profundis



-¿Lo recuerdas?
En el mundo.

La melodía de tu vida
Perdida, sucediendo-



Tom Yorke DJ Shadow Rabbit In Your Headlights



Quieta la conmoción-
Me resisto a creer, Cagot,
Lo que verán mis manos
(me vengan)
En la noche salada-

26/9/07

el SUR-sub (fragmentos, VII)





el SUR-sub (fragmentos, VII)










“Desamparado tú, que me amparabas

cuando buscaba piezas tenebrosas…”

“De tanto comprender lo inaccesible,
me brota un árbol negro entre los años.
Y me siento vencido como el niño
que juega con mujeres espantosas.”

“Ven, dame la mano.

¿Qué mano?”


JUAN EDUARDO CIRLOT












La Dama de la Muerte Viva
Renace,
Y este es mi Padre,
A su lado-

¿Quiénes eran?

Carecen de manos y pies
Para nombrarse compañeros-
El perro que me guarda
Ladra las alas de las nubes
En las almas que pasan
Como tristes collares grises-

Del mismo modo
Adolecen
De pies y manos
Las nubes del Otro Canto
De la vida muerta,
Y de la seca palabra
En la arena-

Nadie a su vez
Las recuerda-
Son como Nos-
Comen como Nos-
Hablan como Nos-
Llueven como lloran-
Ladran por ti,
Compañero ángel-

Hormigas amanecidas
Recolectan espejos,
Tu péndulo, añicos,
La herida de tu sien,
Compañero hombre,
y sigue sucediendo

El ciclo de las disoluciones
Cuando el grillo o la cigarra
Cantan los días de tus noches-
El rumor de lo sido
Presente
Aunque detrás de-

Ya nadie en la nada
Se ausenta por ti-
El mapa que tapa el mundo
Levita entre capas
Que cubren la nada-

El aire abrasa
Cuando las nubes faltan-
La no-vida solloza
En la mujer de la tierra muerta
Que camina a mi lado,
Llamándome-

ME TOCA LA MANO-

Gime, mastica el musgo
Entres rocas arrodilladas,
Bajo la niña de la estrella muerta
Que camina a mi lado-

ME LLAMA NO-

En el yermo de la nada,
Manos informes
Nombran, señalan
El Sur de tu Sub-

De la mano
En lo sin,
Mi no ser sustantivado
DesALMA tu carne
En las disoluciones-

CorazoNADA-
¿Hablás?

Hoy pasearemos de la mano-
Pasaremos de largo y dentro-

Dinos qué mano qué senda,
Quién nombra,
Compañero sin compañero sin-

Cuadro,
Redondez,
Te reconozco-

El orgullo de ser brizna
Te devasta-

Asíme, Agote, Cagot,
Y luego
Toma de la boca de la mano-
Lo hemos perdido todo,
y pasearemos felices en lo no-

Dos continentes tres fingidores
-la unidad rota, a salvo-
Contenidos en lo nunca-

Si el bosque pétreo,
En la llama helada,
No crece,
No hay Cruz sino cruces
Entre la vida y la muerte-

En la hora señalada,
No soy tú
Sino tu no-

A tu izquierda no-
A tu derecha no-
Al fin te encuentro,
Angel mío,
Vertical a la nada,
Mientras quemas
Tus horas salvajes
Entre nubes solas,
Entre rotas olas-

Las alas son rejas-
Se secan las algas-
Las bodas de Sin Canaan
Dondo el roto mar en calma-

Panes sin dones-

Las nadas-con
Que beso en la pared,
Reescrita redondez
Que se ahonda
En la espiral de la ausencia-

Nadie hay.

En la hora señalada,
Recibo la carta cartaginesa
De ceniza e irresoluciones-
La llama de la ausencia
En la llama del poema-

De tu carta imposible
De color y olor,
Comí color y olores, Irene-
Otra vez real
La maleza humana-
Viva misiva-
Muerte misiva-
Muerte viva-

Celebraron las nupcias
Cuando disparé mi alma-

Sin del cieno y sí,
Tú del cielo sin-


¿Recuerdas el Pasodoble,
Sus tiempos simples?
¿Recuerdas el sin-lugar,
Lo-nuncal, Estrella?

Su café-
Su coñac-
Su gesto de no
y nunca nada ni-
Su espera,
El disparo-

La enésima lectura,
Creí que brindarían
Un bienestar a los rincones
Cuando me miraste, Estrellita,
Ante el espejo,
Y sigue sucediendo
Al Sur de la muerte-

Al Norte de lo no,
Me observa mi niña/hoja-

Cuando la tristeza presta
Venga y venza,
Vengará
Sobre la hierba roja
La sangre,
Inscripta en la piedra
Con tu caricia, Estrellita,
En la carencia-

La nube que aúlla el perro,
Agustín-
El nombre que señala el péndulo,
Estrellita-
El disfraz con rostro humeante,
Betê-
El alma que refleja el cieno,
Belle-
El movimiento del rey muerto,
Antonio Block-

La integridad de mil trozos
Cada uno
Respecto al otro
Fiel a
Los tramos de sus trozos,
A sus trazos destrozados-

Versos en mente-
Versos mienten
Versus Nada-


Otro bardo otro averno
Otro bosque de nubes
Otra batalla de estratos y flores-

Indagué cuando no,
Quién era la dama
Que deriva en el río,
Como la flor
En la sombra del pantano
De mi mano-

¿Quién canta sí?

Perdonadla-
Tuvo sed de ser
Entre zoom y bambalinas-
Bebió de tu maNO, Bestia-
Bebió de lo no-

Recé que llegara
Y no llaga-

Nos cincela
En la arena
Su retorno sin
En las olas-

La carta como el vaso,
Corrientes,
Sin letras naufragará
En el río-
Escruta en el fondo,
Los Peces de la escritura-
Algas vivas que mecen
La muerte viva,
La vida perdida-

Donde bosteza el nenúfar
Recordará el milagro,
Las algas vivas que mecen lo muerto
Que anduvo bajo las aguas-

Hermanas,
Si los barcos de nuestro padre
No hubieran naufragado,
Existiría el Mar-

El dolor amarillo,
La página
Que abandonó-
Negra como la letra
Que apenas reconozco-

Duele sin alas,
Compañero hombre-

Duelen tus números
Consecutivos,
Pierrot del cielo sin-

¿Ángel del Hombre, estás enfermo?

La lánguida espada al alma
Duele como el cielo sin LA,
Compañero Nuncal-
Tu padre llora en el desierto
Por el arma de tu alma-

¿Por qué creer en las larvas,
En el poder del humo,
En la partida de ajedrez?
¿Por qué creer la nada-link?

Las alas alistaban
Sus bordes quemados-
Paisaje sin forma
En la LLAMAda-

Obvio que la entrega
Desesperada al vórtice
No fue causa sino consecuencia,
Derivadas
Múltiples y únicas
Cual hojas tiene el árbol
Que podo de tus ojos,
Porqueriza mágica-

No era necesario creer-

Luego de aquel
Diálogo,
Nos hablamos
Por vez primera,
Aterrorizados-



La Gaviota, nuestro hogar, cayó en desgracia, como yo que apenas existo. Es mi culpa: yo, mi abecedario, lejos de mí.

Escribí cada noche, cada noche-sin. Escribí lo no. Así de por vida, sin mi vida. Era la noche que habló. Fui la noche. Era algo. No hablaba. Apenas amanece. Apenas si hay letras que digan lo que no aconteció, y sin embargo dijo.

Ahora entiendo la perspectiva del derrumbe, la mudez. Un continuo. La no-lectura diurna, ante los otros, resultó desoladora, divisoria, sin acceso a la comprensión del verbo, mientras caminaba de la mano de mi hija muerta que deambula hoy junto a su padre muerto que vagó por esta tierra que caminará sin ella, vereda obviamente mortal. Una historia sin historia. Un rostro sin rostro. Una voz-sin. El cuerpo hundido entre las briznas de hierbas donde todo comienza, y nadie.

Ya no hay tiempo, y sin embargo es la Hora.

Pronto celebraremos su primera comunión. Gustaré la sombra y su sonido de furia en las aguas bautismales. Asistiré, pero no me verán a su lado.

Lo sé: la posibilidad es el Salto a ninguna parte que conociera, anunque soy.

La Creación pisa la creación. Florecen las nadas salvajes, sus galas fúnebres, sus algas, sus alas. Nada. El sonido previo al inicio donde nunca es lo siempre.

A veces, abecedarios en los vencejos tiritantes, paseamos -qué recuerdo- sin manos por la Berlín Alexanderplatz, junto a los hombres huecos y solos; a veces, discutíamos la última batalla de la muerte -la inicial- ante el ajedrez, a orillas del mar roto como cera, o quemábamos mis ojos cerrados al matar la parca. Danza en el castillo que nos espera y delata, candelabros al sur de la maNo.

Me asombra cómo dispara osada en mi sien -una vez más, inocente cuando nadie es inocente.

Ladra el Perro que devoró todos los tiempos. No hubo acción ni tema.

Yo descencía -como el nomundo manda- encarnado a la luz de su cama crisantemo. Sé que NO, y le digo y le digo y le digo.

Uñas sucias de elefante ante el espejo roto donde le rompo la espalda a mi hija maga.

Estaré a tu lado sin ser visto, lo sé, sin ser, sin verme.

La Gaviota ha caído en desgracia para que tú emerjas sin nacer, Estrellita, a la viva muerte de tu padre ciego, éste que nos lee.








*"agote, cagot"

Antonio López Medinilla




24/9/07

el SUR-sub (fragmentos, VI)

el SUR-sub (fragmentos, VI)



-“Significa vida muerta. No llores. Yo soy tu alma; la ciudad de la nada de tu
alma. No sueñes con Cartago. Cartago no ha existido jamás. Si algo estuviese verdaderamente vivo no
podría morir. La sombra de Cartago ha sollozado así para que los hombres
tuviesen conocimiento de la posibilidad de ese exterminio total. Cartago es el
océano; aparición tan sólo, nube solamente.”

“¿Eres verdaderamente cartaginesa?”

“Entre lo negro, Bronwyn, soy lo negro.”


JUAN EDUARDO CIRLOT







Mientras la noche otorga
Su cauce de sombra
Al devenir de la luz,
A lo nunca amanezco-
Y sueño el Sur
De mi norte sin,
Estrellita querida-

Entre lo obscuro,
Soy el ojo duro
Del muerto-

Luces mías,
Mirad donde no-
Cuando siempre no-
Donde reposo
Como oscuro ojo
Mientras sea
Vuestro hermano-

Redonda la mano-
La próxima redonda
Hacia el negro sí,
y sigue sucediendo-

Para el mundo negro
No hay un nombre-
Hay un color
Contrario
Que es blanco y sur-

Cuando la sombra
Nombra mi nombre,
Y me olvida,
El sur es sub
De nunca sur,
y te olvida,
compañero hombre-

Tú de Nor-
Te y sur de No-
Alma de mi arma sin mí,
Y no obstante
Qué miedo,
Compañero ángel,
Cuando las nubes lloran-

¿No es tarde para ver murallas?

¿Quién eres?

Lo sin La sin-

Es tarde tardísimo-
El árbol da su fruto
Para lo nunca ni-

El piaNO en la hierba-
Y yo, la puerta de tu habitación-

Mirad, mi señor-
Hasta donde llega
La Ceguera
Todo es tuyo,
Tu no yo-
Tú, mi nunca yo-

Distante
La curva de tu hombro
Acaba de pasar-
Y sigue sucediendo-

Y bien, Diana,
Fui al lugar del encuentro-
Y Yo
No estaba allí-
Aunque sí
Tu no ser-

Creo que es un sueño,
Y cenamos de nuevo,
Estrellita-

Tú,
Lo No-
Mi otro
Sin ti-

Tu yo,
Sin mí-
Lo no en
La torre sin-

Aunque el cielo incluso
Quiera cegarme, segarme,
Alargo su partida
De la Casa Incendiada
Hacia nuestro hogar
De piedras amarillas
-

Desnuda de ojos,
Apenas vista, rota,
Eras tú, mi no,
Una semejante que mora
En su propia sombra-

No sé si arde-
Pero levita en el fuego
Comiendo de mis ojos-

Sedúcenos, inexistencia-

La muerta es otra-
Hechizada
Gemirá, lo sabemos-
Y destrozará este mundo-
Otra gran esperanza-

La piedra blanda
Bajo el aire norte
Que encarnas
Y arrojas
A las ramas de los árboles,
Desde el rostro de la luna-
El viento seco de la hierba
Eras tú danzando
Bajo el aire de los suelos-

Escarbaré tu existencia,
Mi adhesión ,
La anunciadora-
Alzaré la palabra rota
Donde crecen capas-
Donde nadan hierbas-
Donde nada lo nunca ni-
Donde el libro sin
De mi siempre vivo no
Llega a ofrecerte
El presente para que
Las nubes lloren-

Romperé el cristal-

Tal vez la fe-
Seguramente la duda-
Prefiero pasear con usted-

Segunda o tercera
Persona de la nada-
Yo también
Negaré el mundo
A mi paso-

Dentro de la muerte
La Viva
Y morir la vida
Avivadamente
En las sílabas
Mudas y pordioseras-
Cuánta escasa esperanza
En la abundancia-


Muertos de amor y no
Derivan al ángel los
Estratos de su piel sin-

Te estoy hablando,
Compañero ángel,
Y sigue sucediendo-

Escombros, establos,
Estigmas, estratos
Cimbran la Escritura
De la piedra
Anónima, abandonada,
Donde yo donde no-

Belle de Bettê de
Estrellita de Sin de,
Esta calle
En caída
No se detiene
Cuando el mundo
Arde en tu nombre-
Y la luna en picado
Aviva el vocativo
De esta quietud-

Siempre la muerte
Nos asombra un poco-

Mi calle goza de
Un oscuro nombre, lo sé,
PANTANO Y SILENCIO
Celebrando el ahogo,
Lo vertical en el horizonte
Que no existe-

Aunque eres,
Llegas como las hierbas
Que comes en las nubes-
De puro milagro-

Desértica y amparada,
No hieres sola tú
Donde siempre juntos
Cuando ya nunca fue-

Y tu noche encierra
La Historia-
Todo inútil
En la hora de la hora-

Nos amamos en Cartago-
Deshago el mundo-

Sufro también por ti, ausente-

Te escribo-
Y la voz
Apalabra el rito que
Te inscribe en lo nunca dado–
Vals de la nada-

Aunque no estás, resido-
Aunque no existo, me bautizo
Un residente en la sed y en la hambre-
¿No es acaso un compromiso?

¿Si te salvo a lo no,
Prometes volver, Bronwyn sin?

Sir Lot, no-
CampaNADAS-

Lo eterno declinado,
Lo ingrávido estéril,
Pedigüeño e inmóvil-
Vomito, descriptivo-
Debió entrar
Por la puerta de atrás
Para que no lo vieran-

Vaya cerca-
Acuéstese, Padre-
Me sirven sus Manos
Para huir a lo No
Dulcemente-

Verá el sí
Aunque no lo crea-
No lo creerá
Pero puede leerlo-

Siempre he muerto
Al acercarme, cercado
Por tu presencia creciente,
Decreciente Estrella-
Tengo mucho miedo-

Ten esta rosa roja-
Tómala-
Sé que he muerto-

En el sur no sólo hubo sub-
Sueña el Azul de verde luz-

Lánguida costa de nunca-
Desvanécenos, rompiente
En las olas otras y solas,
Arrecife
De ti, de mí, del No-
Bella, pareces triste-

Los perros nos huelen
La mirada virgen
Del último hombre, dijo,
Como si creyera
En el génesis de las rosas.

¿Deviene del cielo estético
O del infierno ético
O de tus horas boscosas
De carne y hueso?

Cómo te sientes, ángel mío-

No sólo perdí
La vida en mi nacimiento-
También la palabra -

La natura al lado
De estos restos inmortales-
La muerte al lado
Del Verbo al lado
De mis restos sin-

Natura perecedera
Que niego
Porque no soy
Inmortal-

Hacia dónde cantan
Los silencios que te nombran-

Y SUCEDERÁ
La posibilidad-
Las alas
De cristal y de sombra dar
Al doblar la esquina-

Algo sé del Hallazgo-
El encuentro
Como el reino,
Han de ser
Un tropiezo más-
El Zar del azar-

La necesidad
De transparencia
Es la suprema cobardía
Del Ángel,
Compañero hombre
(compañero ángel)-

Como espinar espirales
Como cardos en coro
Como jilgueros heridos
En jaulas de fino hueso-
Como tú no-

En el costado de Cartago,
La carencia del DOS
Me sostiene-
La pertenencia a lo nunca-
La escalera a la nada-

No debiste contestar,
Compañero ángel,
Y ocultar el costillar-

Arrodíllate, Zar Sapo,
Y croa ante ella,
No nacida,
Antes de recibir
Las alas de un nombre-
La señal de existencia-
El signo de la poesía-
El compromiso de la nube
Puesto que los ángeles lloran
Cuanto saben-

El centro renace-
Mira el eterno no-

Renace el eterno no-
Mira el centro-

Centro del eterno no-
Mira el renacer-


Si te salvo
Ha de ser
La mayor señal
De vida como
De muerte viva-

Lo perdido es
Demasiado humano-
Siempre se es
El único superviviente
De un holocausto impreciso-

Siempre persona-
Siempre sola-
Siempre no
En la belleza del bosque,
Bronwyn-

La senda de la pobreza
En un mundo maravilloso-






Antonio López Medinilla

el SUR-sub (fragmentos, V)



“Donde nada lo nunca ni
es siempre junto a ti;
no en imaginación ni en realidad,
en esencia.”

“La muerta es aquella luz que dice no eternamente siendo .
En ella se refugia la belleza de la tierra y la belleza del cielo.
La amada es esa muerta que siempre intentará resucitar.”

JUAN EDUARDO CIRLOT











Mira sus órbitas-
Le dice buenas noches,
Y sin embargo no existe-

A quién
Vienes
A buscar ahora
Bajo la roca sola,
Bajo la mar serena,
Bajo la seca loza
De tu voz sin mí-
De las voces muertas
Y de mi voz sin ella-

A quién
Vienes
A buscar ahora
Si no son-
Si tus horas suceden
En el palpable silencio,
Juntos y solos
Bajo la tierra-

Sur tú-
Sur tu no-
Norte
A ti debido-

Ladras-
Amanece un perro
En la luna herida-
En el bosque helado-

AGUSTÍN:
-Son mi hija y mi mujer
en el sur que no es.


Soy yo que nunca
Enderecé el camino
Para nombrarte
La vida muerta-

Una amapola
En la sien
Que ladra si
Anochece el muerto-

No hay nada que
Puedas hacer al respecto-
Tal vez decirme que
No estamos solos
y sin embargo-

Qué importa la lánguida
Espada al alma
De tu disparen
Si no fue escrito-

Conmueve que
No tenga fecha
Su tumba
Ni voz
Su palabra-

Por esto LAS MURALLAS-
Por Este No, Señor-

Sellará
Lo dicho
En los silencios altos
El viento en círculos-
PantaNO-

En calma
Iré al campo,
Belle de No,
Lejos del
Señor del asfalto,
Para oír la rosa
En el disparo/tú
De lo nunca ni-
Del nunca sí-
Del eterno no-

La marca del ángel
En el rostro norte,
Roto de la niña-
Muerta viva
Que no es ángel
Sino escritura
Disparando-

¿Qué es lo
que ven tus ojos?
¿Te miras a ti misma?

PANTALLA Y PALCO.
Lo no mirándonos-

Tócaselo-
El sexo de la nada-
No es el sexo de un ángel-

Muerto y humano-
¿Acaso no
te recuerda a alguien?
Creo que no
Te necesita más-

¿Y cuando
Va a esos sitios?
Entonces
No es él de ella
Sino él
Sin ella sin-

Un mar
Abandonado en las algas
Mece tus sueños-

Bautismal
Recuerdo su último café-
La noche que acabó
Para su eterno retorno sin-

Pero ya no soy,
No soy aunque desayune-
Paso de largo,
Y sigue sucediendo-

Sientes haberte ido
NO
Siento haber llegado


Es una niña que inventa
El mundo,
Pero es nonata-

¿Es seguro?
Al norte moribundo
En una ciudad
Rodeada de murallas
Junto a un río-
¿Cómo se llamará?
-Estrellita, dice.

No recuerdo la escena-
La memoria
Es esta espada
Que recorta las aguas-

Pasodoble maestro
De lo único-
De lo imposible-
Novia de dios-
Y si amo a mi padre-

El padre ha muerto
Y la niña es un péndulo-
Buena hora
Para la llama-
Nadie llama
A su hora-

Me golpeas
En el piso superior-

Esperé que me llamaras
De otro modo más cruel -

Otras palabras no (erramos)
Cuando éramos aún silencio
En las nubes que pasan
Sin ella, en lo no-

¿Seguro?
Sí, al Sur sin-

Una estrella-sin-ella
Contiene el candado
De todas las puertas-
La razón de las ventanas-

Un hombre sin nombre
Yace en la campiña
Como ella en la espada-

Un ángel sin alas
Sigue sucediendo
En la espada-

Llovizno la luna a trozos,
Manantial ladrido
De luz/no
Cuando temí el Sur/sin
Incomprensible de tu corazón-

Ven de nunca, vénganos-

Estremece pensar
Que
Nunca amanecerá
Cuando yo amanezca-

Escalada
Escalera a la nada-








Antonio López Medinilla

23/9/07

La Gaviota se ha helado

video



La Gaviota se ha helado-
La Torre también-
Y el amo regresa
al pantaNo
donde nunca
vienes sola-


22/9/07

la frontera NOrte

video


¿Es seguro?
Al norte moribundo
En una ciudad
Rodeada de murallas
Junto a un río-
¿Cómo se llamará?
-Estrellita, dice.




la mesa la sala las alas la trampa







Sordas olas
Que no se cantan, aquéllas
Que confortan la mesa mágica-
Que conforman la Sala, compañero,
Las AlAs-
LA TRAMPA





el SUR-sub (fragmentos, IV) -cuartas-





el SUR-sub
(fragmentos IV)
–cuartas-





“el exceso de tinieblas
es el fulgor de la estrella”

“estoy está conmigo el mundo expulsado fuera de lo posible”

“Abro en mí un teatro donde se representa un falso sueño un simulacro sin objeto una vergüenza que me hace sudar”

“Sentimiento suscitado por una frase. He olvidado la frase.”

“faltan palabras y finalmente falto yo.”
GEORGES BATAILLE


“Ro-
to to-

do.

Bronwyn, só-

lo lo
no.”

JUAN EDUARDO CIRLOT

















Repican campanas al Sur
Bajo el pantano tú-
Eras como las hierbas

De las olas que
Desaparecen en el pantaNo-

El Señor es un invertido
Omoc oy yos apar al zul.

Mareas dicción-

Un horizonte a contramano,
En eterno retroceso
Hacia donde fuimos
Una vez parte de-

Tu triste victoria
De milenios
Cuando danzan
Los astros previos
A la caída del Señor-

Gris luz de no
Si lo condicional enterrado
Y DE PIE
Me abraza en la escalera-

Si los barcos
Si las parcas
Si los hierros -
Sin los barcos
Sin los hierros
Sin las parcas
TÚ NO ME NOMBRAS-

La mente dispuesta a lo nunca-
Los comensales bostezan
Ingratos e ignorantes-

Maldices cuando te convoco
En el humo, RES,
Animal de palabra febril,
Visitante-

Es otro el Reino
Y desconocemos el Salto
Como olvidamos el Fruto-

Una vasta
Extensión de miel
Negada
Al amargo fruto
De la nada y lo nunca,
Sabemos agradecerlo-

Los nombres me llaman,
Me queman, compañero innombrable-

¿De verdad me deseas,
Compañero ángel,
Para lo que aún no eres?

Cántame en la llama, porqueriza,
El fruto que muerde
El pecado sin rosal-
El pecar sin la rosa-
La zarza que una vez habló-

Su letra, la gota en el fondo del mar-

Por una vez
La bestia procede
A su humanidad:
Retorno a ser la niña
Que devora el jardín
De las delicias/sin
Con la mirada anublada-

Si las nubes sin-

BESTIA
-¿Me permite ver
Cómo copula
Cansada del blanco y negro?

BELLA
-No suelo.

BESTIA
-¿Hay nubes?


El sí se alimenta,
Y me resulta innoble-

Tendrá sed y llorará-
Llorará y será el sur-
Será el sur y no habrá Estrellas-

Me llamaste Estrella-
Nací del péndulo
Con vida propia,
Mar para lo ajeno-

Soy no-

¿Me recuerdas, Padre?

El humo ondula
Sus manos o zarpas,
Según observen
Los ojos sin delicias-

Aunque nunca me vieras
Porque nunca vieras
Sino palabras de escamas-
El árbol no da fruto sin
Tu lengua-

No te observo y me reconozco-

Se origina de lo negro
Entre lo solo y ciego
Ante sus ojos-
También culpables-

Bésame o no lo hagas-
Ahora o nunca
Llámame fe/de/sin
Y todo el miedo
Mecido al No
De las algas-

Ni cabal ni cabalista-

Nuevas edades
Pisan el acelerador-
El hierro, no-
La meandrina-
De roca y color
Como el disparo
Bajo las aguas-

Eres débil, Betê-
Jamás te negué
Más de tres veces-
No fui tan rápida-

Luna nueva, la decisión,
En este instante
Aunque sin Persona-

Sal de la piedra-
Venga la piedra-
Primer y segundo acto-
La mesa dispuesta
Sin comensales-
El aquelarre-
Leímos arrodillados
Entre las hojas
En blanco-

Cruz que cruza
La medialuna-

La cruzada por el Nombre-

A orillas de no sé donde
Canta mi canción-

Penará la parca
El tablero que bala
La inocencia del cordero-

¿Cuándo moví, Block?
¿Cuándo danzas, muerte?
¿Cuándo y cómo mientes-
Cuanto (cuando) danza
La muerte, soy yo: lo no-
¿Me recuerdas, Padre?

Europa se refugia en los bosques-
Cartago, en las olas-
Estrella, bajo la cama-

Se lee muerte
Pero es el hábito de la vida-

Me roba una rosa-
Usted roba rosas, Señor-
Por qué-

Desearía
Que robara
La vida
Que no llega-

Por qué la vida no llega
Si siempre hay una historia?
Hábleme-

Las hurtan-
Las dolorosas punzan –

¡No me roces, animal!

Venderá el mundo
Por esta roca que florece.
Aunque antes
Venderá a su hija-

¿Te sonrojas, perro?

Concesiones-
No es nada-
Por nada-
Nada pasa-

Búscame, Block,
En la escoria del Verbo
Y la hojarasca del bosque-
La Dama ha muerto
Frente a la nada del musgo,
Frente a nadie,
En los riscos suplicantes,
En los suelos nunca y ni,
Donde no es sí,
Donde pude leer sus pasos
Antes de su manto escrito-
Donde advine
Para ser cruz y vergüenza-

La esperanza, una cabaña abandonada-

Decidme donde
Nada lo nunca llega,
y estaré-

Desembarca, hija mía,
Donde nadie nunca nada-

Somos No-
Te conozco-
Es tu turno-

Lo-uniVerso,
Y tan ajeno,
Mío tan-tan
Timbal
Donde encuentro te-

¿Alguien?
Nadie ha ro-
To aguas-
Nadie ha ro-
To las aguas-

Una corona de espumas
Acierta
Con mis huesos y mis hierros-

No temas
La muerte del Señor, nuestro No-
Los peces me hablan-
Respiro sin aire-

Reconozco esta danza-
El compromiso sin retorno,
Dama negra, tu retorno-

Por segunda vez en el pantano,
Cómo he llorado la disolución-
Las algas, compañeras, me abrazan-

Arrojo
Mis ojos,
y no estás-

Frente al espejo
Cada acto que ignoro
Da lugar
A alguien que conozco-

Ni hombre ni bestia, Buenos Aires,
Entonces, te asemejas a un ángel-

De vocales mudas
Y el laberinto entre ellas-
Nieva
Sin su hija-
Apenas come-

Hombre de estiércol hambre de Ríos/Ir
Hambre de talud hombre de piedra
Hambre de sin Nada de nadie
No comeré nunca más, ángel mío-

(doble y ruin recoge desechos)

¡Vos no sabés
Lo que un ángel sabe!

Entre las hierbas
Ella viene de las flores nunca-

Apática simbología
De 24 horas-
De nuevo, me golpeás-

Perro andaluz,
Tus lunas menguantes
Y tus runas crecientes,
La diadema del naufragio-
El lugar de la disgregación-
El sonido de la furia-

Cincelo en tus manos
La plaga y el disparo-

Arroja mis manos a la noche-
Bienvenido al circo,
Pierrot Trágico,
Cuando siete lunas
Y las nubes solas
Y las hierbas lloran
Y nadie
Del rumor del pantano-

Sonríe: nos observan-

Algas, algunas-
Ninguna laguna
Te hará levitar-

Ganará su oblea
Con el esfuerzo
De la nada y lo nunca-

Deseo ser otras,
Múltiples-
Como tú comes-

En el exceso
No importa el origen-

¿Por qué lloras, Estrella?

No hay final en el verso-

Oh Legion, nos sobreviven-

-¿Quién eres?

No huyas, Agustín-
¿Dónde irías sin ti?

De nuevo habla solo,
Santo techo-
Torpe lecho, abre tus Puertas-
No hay fe en el candado-

Ortigas son mis hijas, Irene-
Rosas mis temores-
En el sur nunca nieva,
Y disparo demasiado tarde-

Pobres del mundo,
Cómo no amar
Y cómo amar
Al monstruo lírico-

En lo no
Reconocer
Difuntos síes-
Sólo entonces
Suceden fragmentos
Del libro, compañero -

La bestia
Conoce la historia-
La bella
Conoce la historia-
La historia
Se desconoce,
Y entramos a La Palabra
Por el Palacio de Plata,
Para ser historia,
Y otra rosa que arde-



Antonio López Medinilla