31/12/07

Estrella, ¡y estas huellas en la ceniza!







El equívoco de la frase-
El borde del
Vaso de agua-
Se dirá colmado o medio vacío
En la mesa sin comensales-
Si bien se dirá,
Pues el inicio era verbo-
Era lepra persistente-

Ay del Parto de los Montes-
Tres Aves en ninguna-

Cuántas quedarán
Luego del disparo-

Sí,
y sola ella eternamente-
Dos vuelan-

El jardín no te observa-
La casa, la trampa-
El reflejo exacto de la muerte
Y su deuda de soledad-
Dos permanecen en la techumbre-

Ningún compromiso-

Que te condenes, aleatorio-

El viento Norte
Sigue sucediendo negro,
Un riente azar, hermaNO,
Para traernos suerte
Según sin so
Sobre y tras

La sátira,
Escudo de afonía-

¿Por qué no me oyes, sub?
¿Por qué no me alimentas, espejo?

A fin que el monte trémulo
Lo cante,
Hiervan hierbas

Ante el muro
Contra el viento
Contra marea
Contra el sur y lo no-
Contra mí que existo-

No vengas, Sombra,
A mi lado-

Con dos, sobran-

Estrella,
¡y estas huellas en la ceniza!






Antonio López Medinilla

sajando
el SUR-sub, X





6 comentarios:

Pármeno dijo...

Sigo la aventura del SUR-sub, el diálogo bizarro que sostienes con varios abismos.
Mucha suerte, compañero, en el año que se avecina.

Salud.

Pármeno

un tordo dijo...

mientras te escribo estas líneas, algún vecino encendió mirra y mi departamento está cundido con algo que recuerda a los templos donde nunca he estado, escucho un disco de Bola de Nieve y aún no he bebido nada, eso creo que describe el estado de mi tiempo.
te deseo lo mejor para el año que entra, gracias por dejarnos entrar en tu casa.

antonio medinilla dijo...

Gracias, y lo mismo te deseo, Pármeno, en palabras, lecturas, existencias.

Salud, compañero.

Antonio

antonio medinilla dijo...

Mi casa la hacéis vosotros con las miradas. Gracias a ti, mi apreciada nocturnal pero nunca funesta.

Salud, amiga.

Antonio

Madame X dijo...

Hay aves que resucitan de sus cenizas. ¿No vas a invocarlas?

... X

antonio medinilla dijo...

Mi estimada, ya he invocado: hierbo hierbas ante el muro y bajo lo bajo.
Observo el presunto auto de resurrección, que ya de mí no depende.

Entre cenizas, Antonio.