31/8/08

Sierpe en noir-




"frases inacabadas
en la cabecera de la confesión"


EDMOND JABÈS












Pasé por este país:

Aún no era-

El ahogado azul
El cometa anunciador
De Magdalena
El sur de la estrella
La bella bestia gemela
Antonia bajo las aguas
La sierpe en noir
Irene disparada
La Cruz,
Van en bandadas
Como palabras donan
El silencio de la página-

¿Vencen?

Galas reales:
Un mar de algas
Me reviste de ti, Ofelia-

Tapízame de andrajos-
Déjame ser LA
Que lanza silencios-

Venganza cumplida-

El encuentro es improbable
Aunque salva el mundo posible-

Ítaca o su remordí/miento-

Gira gira,
Y a la mañana llora,
Es decir existe donde otro
Ordena se detenga
La batalla lírica-

No diré nada más del dolor-
¡Que tiemblen las manos!

¿Por qué nos tachan?
No somos signos sino perros-

¿Por qué nos nombran
Cobardes, sin compromiso?

¿Acaso ignoran
La génesis de nube
Que ampara nuestra carne
De insecto puro, compañera?

Ángel, nuestra violenta boca
Es violeta descomposición-
¿Ves los colores?

Nuestra ruta entrambos mundos, Daena-

Rota la mano abierta
Resto al sur la imagen
Que me invoca
En la boca lobera,
En la noche nochera-

Arriba abajo,
Tu maculada pureza
En el film de la sombra,
Irene-

Los pies desnudos
De la sierpe
Juzgan la estampa
En exceso
Bucólica y descriptiva-

Sisea sus razones-
De soslayo, los huesos
De la manzana
Reverberan
Valor en la ausencia-

Observo la rosa
Del fotógrafo en el suelo:
La Nada seis-
Qué hermosa eras
Sin tus alas arrojadas-
Vertiginosa te apiadas
De mi visión agónica-

Tan demudada-
Tan facial-
Qué hora es, compañera,
En la hora de nuestra hora-
Entre los sexos,
No hay ángel-
Hay tiempo sin-
Éxodo por la lluvia-

Sí a lo nunca-
¡Demonios, tú
Podías reinar!
Pobre ciudad
Que abandonas-

Mientras agonizo,
Ordenas las cartas-
HOSANNA-








Antonio López Medinilla,
sajando el SUR-sub, XIII


28/8/08

HALOES-





Más allá
De la mudez vigente,
Mudas tus palabras,
Como mudás las escamas
En la falsa experiencia-

Me giras, me no-
El error me alimenta-
Cualquier ciudad es válida
Para llorar el mundo
Y entregar tus dones-

Del libro santo de tus pies,
Hazme, desándame
La senda que
No camino-

Tú me rozabas,
Y ahora no eres-
No hay justicia-
Sólo mar y bosque,
Halos
Donando sonidos
Al libro-

Santificada tú eres,
En este momento,
En el círculo de la oración-

Camina, Lázaro-
No me busques-

Dentro de la tierra sola,
Ante la piedra donde
Ciegamente te vi-

Te estoy quemando-
No me mirás-

Sí, muerde al fin
Todas las cifras,
Todas las sílabas,
Panes y dones-
El compañero ángel
Me sucede en
El ciclo de la disolución-
IDILIO-

Me obliga a respirar
Entre las hojas,
Bajo sus aguas-

Bajo tus pies,
La letra sin aire
Anduvo
Sus páginas blancas-


Sigue sucediendo
La estrella, Magdala,
Donde nadie,
Fugaz precisión
Del disparo o lo rosa-


Antonio López Medinilla,
sajando el SUR-sub, XIII


25/8/08

Tacones-




Asegura:
Exageran el valor
De la casa que inventamos-
El no hogar tu/yo al Sur-

Fui creciendo en la mengua,
y sigue sucediendo-

Dime
La hondura,
Hechicero-

Deshabitada tú eres-

¿Y?

Aquí está el agua,
A dos milenios-

¿O?

Es cuanto
Hay que cavar-

Yo
la quería-
Nunca supe
Lo que era eso:
Lo Yo-

No escribiré La Carta
Al borde de la tierra santa
Sino al filo del limbo-

No seas inmensa-
No seas mar o pantaNO-

La ola nunca que eras
Fue suficiente-

Tacones, antes del viento
Quédate quieta-

Nadie encontró la estrella
Al Norte del edén-
Me encontraron, sí,
Y yo tal vez no era ya-
Y ya quizás no era yo –
Y yo tal vez no era ella-






Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al SUR-sub, III


17/8/08

CINE ARCADIA






El Sur es pasivo: actúa golpeado por el Norte, que es lo Herido, que es Irene, que es su risa fortaleza, el total fracaso del discurso sin los hechos del deseo, sub y luz sin.

Me has olvidado-

Cabaretera,
Cántame la balanza quebrada
Que fue mi sino-
La Pérdida sin beneficio,
Las horas del café
Qué fueron sino
Herida en el ojal,
Palabra sin la hoja,
El cajón nunca abierto-
Las manos de mi hija:
Aves raudas de sin,
Detienen el progreso
De tu caligrafía-

La ciudad deshabitada y provincial
Proyecta el film de tu nada sin-
Te observo, y arrojo mis ojos-
Hundido en la butaca,
Lloro tu ausencia cartaginesa:
El mundo ha conocido
Su punto exacto de tristeza-

Ahora no puedo ver a mi hija-
La hierba está llorando loca y sola-
Ella es ángel y furia,
Ella es espada-
La memoria del hombre
Que he cantado-

Sí, bajo la almohada,
Donde nunca-

Donde soy yermo
Tú no vengas, Estrella,
El amor no es un palacio-

Sin anécdota,
El viento gira la página-
Me muestra otra en blanco-
¿La misma?
Donde tu no, Irene,
Marca el paso
Del libro al olvido-
Hasta hoy-

Tu licor conmueve
A los muertos-
Una palabra tuya
Bastará
Para salvarme
Arañando el cerro,
Donde abandono
Y te exhibes-
La misma sangre
De las aves
Nos separa
Entre árboles-

Giran los vencejos
Tu memoria
En la cruz del sur-
Lentamente
Desaparecen
Sus vuelos-
En círculos
Anochece
Un golpe
De azul y olvido-

El limón
Resplandece,
Negra hermana,
Un día de luz
Feroz y herético-

Salvado al color,
No recuerdo
La infancia-

No pertenezco-

Fotograma a fotograma,
Voy siendo el final-

Nunca supe lo que era eso-


Antonio López Medinilla,
sajando el SUR-sub, XIII


8/8/08

Ferralla-









De la misma sombra
De tu misma mano

De tu misma hambre
De la misma sílaba,
Ángel mío, perro dorado,
Se crea el silencio
Del organismo de mi tristeza,
Tu/yo, Existencia-

¿Me creés?

Todo parece real antes de serlo hoy, en el no tiempo.
Nombrarlo me hace invisible en lo oculto del baúl (alambre y tenazas), o terrible en lo concreto del sudor. Las nombradías me son esquivas, víctimas, victimarios, ciegos, serpientes, videncias de los cinco secretos se mecen en las hierbas que huyen de mis ojos.


Alas de nevermore
No me respetan al nombrarte
En la espuma de las olas.


Amores me arroja
Quién te va a querer-
No me habla a mí,
Él nada sabe,
Pero mi odio es incontenible-
Ahora soy ángel-

Abrazadas al árbol,
Hermanas, mis reflejos,

Los hierros, rezan mis noches-
Reza por mí, compañera-

Vení-
Maullá la permutación de las nubes
Y el mal del asfalto-
Es agosto y carne-
¡Hay tantas bestias solas!

Estéril cuando las hierbas lloran,
Escribo tu nombre sin anécdota-
Otro círculo de oración, Magdalena,
Hija mía-

Mañana te llamo -dice.

En bandadas van
Como palabras van
Al silencio de la página, Estrella,
Los recuerdos olvidados-
Sí, te conozco-

El Mar semeja un espejo de lo que nunca es, siendo lo no bajo las aguas, ángel, bien sabés lo que un hombre no sabe: tu acento, extranjera: la palabra, el silencio no dirá nada que ignorásemos en un mar de páginas.

La anciana te arrancó los ojos-
No entiendes su reacción-
Apenas estabas vivo
Como ella-

Pequeño monstruo, ferralla-











Antonio López Medinilla,
sajando el SUR-sub, XIII

2/8/08

Milenista de Barrio Chino-



Milenista de Barrio Chino-
Ésta es la Virgen-
Éstas sus cicatrices-
Ésta soy yo
Adorándome
La Serpiente-

¿No nos reconocen
Cuando estamos juntos
Bajo la carne del ángel?

La ausencia es una muerta
Que vigila
Las calles dentro de otra calle-
Camina a mi lado,
Y sigue sucediendo-
Acaba de pasar-

Crista Cristal de Dar-
Blande la espada,
Sus labios-
Saja en dos
La unidad de su sexo-

En nuestras miradas
Reordenamos el camino
Junto a la casa de los lirios
Que nos aterroriza-
Reanudamos la senda
Sin color ahora,
Inaudibles, invisibles-
En otro rapto de los sentidos,
Bajo el suelo,
AMANCECE-

Aquí donde mi disparo o letra
Te incluye como real existencia-

Paredes blandas, blancas,
Suavemente me dijo,
COMO PÁGINAS-






Antonio López Medinilla,
sajando el SUR-sub, XIII