28/9/08

La nada es el primer verso-




La nada es el primer verso-

Lo recuerdo SIN-

De soslayo, los huesos
De la manzana
Reverberan
En la ausencia-

Abrazadas al árbol,
Hermanas, mis reflejos,
Los hierros, rezan mis noches-
Reza por mí, compañera-

Autor lector-
¿Hubo diferencia?

Apenas hubo existencia,
Apenas una brizna de hierba basta
Para sentirnos desgraciados-

Entonces la palabra,
La Danza nuevamente-

No diré más del dolor-

¡Que tiemblen las manos!

Mágico ha de ser
Cuanto ignoro-
Nuestra violenta boca, ángel,
Nuestra violeta descomposición-

¿Ves los colores?

Mírame o no lo hagas-
Es indiferente-
Te encuentro al menor
Gesto de mi mano-

Tu licor conmueve
A los muertos-
Un palabra tuya
Bastará para salvarme
Arañando los cerros,
Donde abandono
Y te exhibes-

El miedo sea
La primera mano
Al reino de los cielos-

Donde soy yermo
Tú no vengas, Estrella,
El amor no es un palacio-

Fotograma a fotograma,
Voy siendo el final-

Deambula a mi lado,
y sigue sucediendo-
Acaba de pasar-

Dios no asistirá-
Acaba,
A mi lado,
La lluvia-

Nunca supe lo que era eso-

¡DETENTE!


Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al
SUR-sub, XIII (segunda parte)



Te han escrito el cuello, compañero-












Fértil papel de musa y barro-


La Rosa en la rosa
Sonríe al decapitarla-

-Bête. no hay rosal
-espina Belle.

-Ves NADA.

La cueva, fértil-
El jardín, innecesario-
El Poema: la poda
De las palabras-
LA CARENCIA

Venid donde nunca:
Ya estuvimos-

InteriorES
En la campaNADA,
Como si alguien
Cantara en la espada-

Bascula el color, la manzana-
La Posibilidad, nuevamente-

¿Dónde serán de-
capitadas, mi capitán?
Volveré, Viejo,
Si la hierba,
Sin la flor-


Zonas necesarias-
No, por supuesto-

Innegable pierrot lunar:
Sólo oyes
Ladridos en la luna-
Flores con mordeduras
Te coronan eternamente-

Lo sabes:
Las sábanas resuman sangre
Si nombro
Tus gestos principales
E invisibles, Estrellita-
Pétalo a pétalo,
La nítida imprecisión
Del Apocalipsis
Bajo tu cama-

Querías luna
Y sólo hay sombra-
Querías sombra
Y tuve hambre-
Tenías hambre
Y llegaron hombres-
Querías hombres
Y hubo la muerte-

No es sobre ella no
Es sobre ella no
Es sobre ella-
Es sobre ella-


Vértebras o culebra,
Eva da la espalda,
Hosca e innecesaria-

Apareces frente a mí-
El mundo derruido,
Y la hierba trepa,
Trenza por la espalda
El mundo que me incendia-

De igual forma
Contemplo la espada
En mi espalda-
La culebra amparada
En el vello púdico
Me maldice cuando peco,
Evocada al filo del metal-

Ha sucedido sin,
Y sigue sucediendo,
En las nubes de la carne-

No he de saber
Lo que los ángeles saben-

Tampoco tú, compañero,
Eras el señor del pantano
Sino el siervo del árbol
Y la piedra-

Pierrot lunar,
No te perteneces-
Te han escrito el cuello-


SOL

NO








Antonio López Medinilla
de espa(l)das al
SUR-sub, IV (segunda parte)

23/9/08

Ahora todo es invisible-






SOL de ni de LA,
Lo que tú y yo sabemos-

Cretina, si no hubieras perdido la voz,
Aún tendríamos sirvientes-

Vamos a vestirnos-
Venimos a vestirnos-
Ahora todo es invisible-






Que la esperas
Entre el color donde no
Y la manzana
Que conmovió el mundo,
La orden
Sin dolor
Acallada del mundo-

La locura parca
Me halla
Entre juguetes
Que me olvidan-


La niña lanza por el fondo marino su sexo-
Entreabiertos los mares, oyen el Parto de los Montes-
Cantan tu nada las aves -
Miran más allá de la nada más allá si lo nunca-

Hágase la voluntad del silencio-


-un muro de móviles,
el otro lado-






Eras legión, ma betê-
Supe unir
Tus de/dos destrozados-
Tus rastros en los rincones-


Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al
SUR-sub, IV (tercera parte)


22/9/08

Es un perro extraño, Orfebre-




Es un perro extraño-
Mueve el rabo
En perfectas circunferencias-
No es un péndulo-
Aún no puedo
Adorarlo-

Entiendo que
Me defendería
De la misma muerte-
Pero es negro
Como yo,
Y da miedo-
También lástima-

De niño,
Adoraba huesos-

Me besaban a mí,
Enfático,
Que no conocía el beso-
Acaso el poder del útero,
Magnificente,
Arrojando mis entrañas
A un mundo peligroso-

Ella ya no me incumbe-
Está muerta-

Agote, Cagot,
Tienes ya

El alma negra,
Bien negra,
Para contarte cuentos
Que al final no
Recordarás-

Niño mío,
Tus cicatrices
Me las como a besos-
Son mías-

Antonio,
Huye-
Estás quebrado-

Me gustaría hablarle
De mis AlAs-
Me observa y juzga-
No es alba ni añil-
Sé que me escupiría
Todos los huesos que me
Ha roto-

Orgullosa criatura,
Soberbio orfebre,
Podría cortarte la garganta,
Pero no tengo manos-

Gab me espera-
No duerme- Sueña LO-
Me lloran las manos-
No diré nada del dolor-

Es justo y necesario
Besarte al llegar,
Mi amor,
Antes que despiertes
En el infierno-

Morder el piano solo,
El árbol de luz, juntos,
Naturalmente, suavemente.






Antonio López Medinilla
de espa(l)das al SUR-sub IX


20/9/08

IDILIO-



"Mi musa tiene lepra

como yo
el uno al otro nos besamos la nieve"

heinrich BÖLL








Sí, te conozco-

En bandadas van
Como palabras van
Al silencio de la página, Estrellita,
Los recuerdos olvidados,
Las alas, el ciclo-

Del santo libro de tus pies,
Extranjera,
Hazme, desándame
La senda que
No camino-

Me girás, me no-
El error me alimenta-

Girá girándula,
Y a la mañana gemí,
Es decir existí
Donde otro
Ordene
Se detenga
La batalla lírica-

Mi tercera mano, -
Roto el lino protector, -

Te estoy quemando-
No me mirás-

Caminá, Lázaro-
No me busques-

Levántate y anda-
Álzame y nada
El reino de los cielos-

Salvado al color,
No recuerdo
La infancia-

No pertenezco-

Aquí donde mi disparo o letra
Te incluye como real existencia-

La Zona, ilegible
Aunque
LA
Fragmentación
No acallará los pasos,
Los versos de-

El limón
Resplandecerá,
Negra hermana,
Un día de luz
Feroz y herético-

Vení vení, leprosa-

El compañero ángel
Me sucede en
El ciclo de la disolución-
IDILIO-

Estéril cuando las hierbas lloran,
Escribo tu nombre sin anécdota-

Paredes blandas, blancas,
-suavemente me dijo-
COMO PÁGINAS-







Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al
SUR-sub, XIII (primera parte)



19/9/08

La pregunta ya no precisa una respuesta-









¿Señora de las Bestias,

Recuerdas las aves
Que huyen del árbol
Al besar Lo No?

Desconocen Las Escrituras:
Están vivas-

Vivir sin
Respuestas ante el espejo,
Entregando un destello,
Cualquiera,
Cuando apenas hay
Semejanza en las semejanzas-

Un castillo miserable
Acogerá mis riquezas-

No pasarán-
Sobrevuelan-

Me da/sin
La Herida,
Sed o torrente,
Que ardan tus manos,
Que aguas nos hablen,
Que nadie te nade,
Que nadie recuerdes,
Que aves-

¿Qué he de revelar, Tiresias?
¿Qué futuro sin vida
Ni ojos, ni espada sin?
¿Qué arrojo?

Dijimos que
Cuando la larva retomara
El marasmo de tu sangre,
Hablaríamos,
En la mente de la carne,
Del alimento del ángel, Bestia-

¿Cómo se logra, Ur,
Cubrir Lo Bajo?
¿Cómo escribir
Lo No Hecho, Sur,
Que oculta el mundo?

Rata griega entre helechos,
La pregunta
No precisa una respuesta-

Eres todos los nombres-
Ninguno, por tanto-









Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al
SUR-sub, XII (segunda parte)









18/9/08

NI-







¿Hubo insecto?
¿Ángeles en llamas?

El corazón relata
En la Piedra-
Algo de alguien, allí,
Se arrodilla
Aproximadamente nunca-

Suficiente razón
Bajo la tierra LA-

¿Renacés de las aguas
Si te inscribo en la arena?

¿Me leés sin nacer?

Donde nadie nada,
Traza el bosque su abrazo
De ramas que hablan
Y no logro entender-
Un concepto de hojas
Admirable
En lejanas congregaciones,
Me satisface
Flotando en las aguas-

Roto el tronco de mi sangre,
Violando,
Retorno a la infancia devorada
Entre espejos
Y juguetes favoritos-
Danzás conmigo, mi pequeña
Gris de la Sin, florecida,
Espiando mis pecados
En el Círculo de Oración-

La Cruz del Sur
Es justa y necesaria-

NI -dijeron las aves.

Despiertas cada mañana-
¿No es acaso un milagro?


Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al
SUR-sub, XII (primera parte)


17/9/08

Claro que hay camino- Camino y NO












Claro que hay camino-
Camino y no me ves-

Camino en silencio,
Y no me oigo-

No camines en silencio-

El camino es el silencio-

Abrí los ojos-
Cerré los ojos-
Amanece y anochece
Dentro de mí-

Soy mi eclipse,
Silencio y camino-

Mi no-

Rezamos toda la tarde,
Dentro de la noche-
Éramos noche-

Éramos no-

Anocheció de repente-
He herido
Al sol implacable-

No des un paso más-
La ira de cuanto llega
Roza la tristeza
De cuanto va-
Anudar ambos caminos
Es imposible-

Milagro-

¡Corre por tu vida!


Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al
SUR-sub, XI (primera parte)

¿Caminas conmigo? NO-














La ausencia no se ausenta-
Bestia, te citan:
Per visibilia ad invisibilia-

Se dice piedra-
Se impone nunca-
Se intuye no
En este pabellón-

Ni usted ni yo-
Sé huellas, secretos
Que la mar ampara
Y Diana oculta-

Libro libras libra-
Al fin solo libre salvado-

Donde no hay nadie,
Te pertenezco-

La niña inquiere
El gesto abrasador de la respuesta-
Ante el ser humano
Los ángeles enmudecen-

Somos cuanto desconocemos-

No mires para ver
Cuanto supe olvidar
En la hierba que nos ampara-

Es otra la llave, Hija de Dios-

La telaraña siempre
Inesperada-
Nunca
Presentimos su inicio
Como el amor
Bajo las aguas-

¿Algo de alguien
Se asemeja a esto?



Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al
SUR-sub, XI (segunda parte)


13/9/08

el SUR-sub, XIII (segunda parte)



el SUR-sub, XIII

(segunda parte)







Lo recuerdo
SIN-
¡Detente!
¡Esferas!
No recuerdo-

Ardo-
Acallan al ahogado
Azul de Europa,
El cometa anunciador
De Magdala,
El Voyeur de la nunca nada-

¿ESTAMPAS DE SIN?
Usted abandona la tierra-

Fragmentos-
Monedas del zahorí-

Sur de la ausencia-
Norte a lo no debido-
Todo cuanto hay que cavar-
Fragmentos-

¿La Historia?
Innecesaria-

Tiritas, enumeras
Bajo la cama
De todos los males,
Bella bestial,

Las aguas de las aguas,
Los panes del milagro,
Las algas y la resurrección-
Verde luz de Ur-
Verde cruz si Sur-

Devotos,
Retornan los
No-hechos,
En este instante,
Aunque sin persona-
Escritura sin persona-

La sierpe en noir,
Sucede,
Sigue sucediendo,
compañero-

Respira sin aire
Lo que fue aire
Reinando los hierros-

Óxido,
Otro siglo, este instante-

¿Padre, por qué me has abandonado?

La vie en noir
No acaba
-
Aún espero-

Donde no hay nadie,
Observo la Flor

En la sombra-
Donde no hay nadie,
El fonógrafo

Nada canta-

EL SUR:
-Cantas como si no pasaran.

Los pies desnudos
De la sierpe
Juzgan la estampa
De mi sexo
En exceso

Bucólica y descriptiva-

Sisea sus razones-
Lame un hueso-

De soslayo,
La manzana
Reverbera
En la ausencia-

Demudada,
Anudada,
Facial,
Intacta fruta-

¿Qué hora hemos de ser, compañera,
en la hora de nuestra hora?

Entre los sexos,
No hay ángel-
Hay tiempo sin-
Éxodo por la lluvia-

Abrazadas al árbol,
Hermanas, mis reflejos-
Los metales rezan mis noches-
Reza por mí, compañera-

Confesión que pregunte LA
Sin que afirme-
Cierto que el árbol florece
De lo imposible-

Cierto que hablan las hojas
Como aguas que arrastran
Las esquivas nombradías,
Ramas amadas-
Un código suspenso
SIN LAS

Abre las aguas,
Como santas escrituras
Que rompen los mares-


Autor lector-
¿Hubo diferencia?

Apenas hubo existencia,
Apenas una brizna de hierba basta
Para sentirnos desgraciados-

La palabra, entonces-
La Danza nuevamente-

No diré más del dolor-
¡Que tiemblen las manos!

La semejanza del mundo
Semejante a Mi No-

Late el universo
Sus ocultas razones
Victoriosas-

La serpiente ha girado,
Sin final o inicio-

¿Por qué nos hablan?
No somos signos
Sino perros que ladran-

¿Acaso ignoran
La génesis de nube
Que ampara nuestra carne
De insecto, compañera?

Mágico ha de ser
Cuanto ignoro-
Mi violeta boca, ángel-
Nuestra violenta descomposición-
Flores-

¿Ves los colores?

¿Y la guirnalda férrea
Que abrazan tus pies?
Justa y necesaria-

Mírame o no lo hagas-
Es indiferente-
Te encuentro al menor
Gesto de mi mano-

Si respirasen
Mis hijos,
Bajo las aguas,
En el pantaNO,
Rodarían otro Canto-
Pero no es La Historia-

El miedo sea
La primera mano

Al reino de los cielos-

Deambulan a mi lado,
y sigue sucediendo-
Acaban de pasar-

La ausencia es una muerta
Que camina las calles
En Otra Calle-

Dios no asistirá-
Acaba
A mi lado
La lluvia-

El mar entrega un espejo de lo que nunca es; siendo No bajo las aguas, ángel, bien sabés lo que un hombre no sabe: tu acento oleaje, extranjera: la palabra, el silencio no dirá nada que ignorásemos en un mar de páginas, y el faro.

Rota la mano abierta
Resto al sur la imagen
Que me invoca
En la lobera,
En la noche-
Qué dulzura-
Arriba y abajo,
Tu maculada pureza
En el film de la sombra,
Irene-

Mientras agonizo,
Ordenas las cartas-
HOSANNA-

Sin las alas, arrojadas,
Te apiadas de
Mi visión agónica,
Vertiginosamente espiral
Y caída-


¿Quién va a nacer?

Observo la flor
En el suelo-
Mientras callo,
Hubo nacimiento-

La nada es el primer verso-

Cántame,
Cabaretera, la balanza quebrada
Que fue mi sino-
La Pérdida sin beneficio,
Las horas del café
Qué fueron sino
La herida en el ojal,
Palabra sin la hoja,
El cajón nunca abierto-

Las manos de mi hija:
Aves raudas de sin,
Detienen el progreso
De mi caligrafía-

La ciudad deshabitada y provincial
Proyecta el film de tu nada-
Te observo, y arrojo mis ojos,
Hundido en la butaca-
Lloro tu ausencia cartaginesa:
El mundo ha conocido
Su punto exacto de tristeza-

¿Tu Nombre?

Me has olvidado-

Sí, bajo la almohada,
Donde nunca-

Ahora no puedo ver a mi hija-
La hierba está llorando
Loca y sola-
Ella es la furia del ángel-
Ella o la espada-
La memoria del hombre
Que he cantado-

Sin anécdota,
El viento gira la página-
Me muestra otra en blanco-
¿La misma?

Donde tu no, Irene,
Marca el paso
Del libro al olvido,
Hasta hoy
Donde

Tú y mi no
Reinan los ríos-

El Sur, que es pasivo, actúa golpeado por lo Norte, que es lo Herido, que es Irene Ríos, que impone su risa fortaleza, el total fracaso del discurso sin los hechos del deseo.

Tu licor conmueve
A los muertos-
Un palabra tuya
Bastará para salvarme
Arañando los cerros,
Donde abandono
Y te exhibes-

La misma sangre
De las aves
Nos separa
Entre árboles y vocales-

Giran los vencejos
Mi memoria
En la cruz del sur-
Lentamente
Sus ruegos
Desaparecen-
En círculos,
Anochece
Un golpe
De azul y olvido-

Sigue sucediendo
La Estrella, Magdala,
Donde nadie,
Fugaz precisión
Del disparo o lo rosa-

Todo parece real antes de serlo, en el No Tiempo. Una anticipación ignominiosa para mi voluntad. Nombrarlo me hace invisible en lo oculto del baúl (alambre y tenazas), o lamentable en lo concreto del sudor bajo Otro Mundo por decir. Las nombradías muestran sus ruinas, esquinas de existencia: son esquivas: víctimas, victimarias, ciegos, serpientes, videncias de los cinco secretos se mecen en las hierbas que huyen de mis ojos.

¿Me creés?

Donde soy yermo
Tú no vengas, Estrella,
El amor no es un palacio-

Fotograma a fotograma,
Voy siendo el final-

Nunca supe lo que era eso-








Antonio López Medinilla



seis nada seis-









6/9/08

el SUR-sub, XIII (primera parte)




el SUR-sub,

fragmentos XIII
(primera parte)








"La paz está en la llave
De las contradicciones"
EDMOND JABÈS


Pasé por este país:

Aún no era-

Girá girándula,
Y a la mañana gemí,
Es decir existí
Donde otro
Ordene
Se detenga
La batalla lírica-

Mi tercera mano, -
Roto el lino protector, -
Las olas solas de mí
Y las rocas otras, -
Cuarto mundo, sí-
Jardines colgantes
Abiertos al Agote,
Ángel mío, hermano mío-

La escritura abierta
Al lector, voyeur-

Miente la Luz
Lo dicho
sí o sí-

Verdadero:
Nuestra ruta
Entrambos mundos,
Daena,
Pasando página-

Más allá
De la mudez vigente,
Mudas tus palabras,
Como mudás las escamas
En la falsa experiencia-

Del santo libro de tus pies,
Extranjera,
Hazme, desándame
La senda que
No camino-

Me girás, me no-
El error me alimenta-
Cualquier ciudad es válida
Para llorar el mundo
Y entregar tus dones-

Te estoy quemando-
No me mirás-

Caminá, Lázaro-
No me busques-

Estéril cuando las hierbas lloran,
Escribo tu nombre sin anécdota-
Otro círculo de oración, Magdala,
Hija mía-

Salva
La sombra que otro
Ha negado-
Blande la espada-Cualquier espalda
-suavemente me dice-
Ofrenda una cavidad
Para alojar el libro
Que no nacerá-
Para atar LA-
Para amar las ramas-
Para la mar más-
Para ¡SAL! la-

En bandadas van
Como palabras van
Al silencio de la página, Estrella,
Los recuerdos olvidados,
Las alas, el ciclo-

Sí, te conozco-

De la misma sombra
De tu misma mano
De tu misma hambre
De la misma sílaba,
Ángel mío, perro dorado,
Se crea el silencio
Del organismo de mi tristeza,
Tu/yo, Existencia-

Algas de nevermore
No me respetan al nombrarte
En la espuma de las olas-

Salvado al color,
No recuerdo
La infancia-

No pertenezco-

Aquí donde mi disparo o letra
Te incluye como real existencia-

Crista Cristal de Dar-
Blande la espada
Sus labios-
Saja en dos
La unidad de su sexo-

Amores me arroja
Quién te va a querer-
No me habla a mí:
Él nada sabe,
Pero mi odio es
Incontenible-
Ahora soy ángel-

Galas reales:
Un mar de algas
Me reviste de ti, Ofelia-

Tapízame de andrajos-
Deslízame LO-
Déjame ser LA
Que lanza silencios-

Venganza cumplida-

El encuentro es improbable
Aunque salva el mundo posible-

Ítaca o su remordí/miento-
Si bien regresa a lo nunca
Donde siempre-

La Zona-

Tú que rozaste
La Posesión,
Mi Confesión,
Las Huellas,
Ahora no eres-
Lo lamento-
No hay justicia-
Sólo mar y bosque,
Halos
Donando sonidos
Al libro-

Santificada tú seas,
En este momento
Donde eclipsan
El círculo de la Oración-

Dentro de la tierra sola,
Ante la piedra donde
Ciegamente te vi-
Me obliga a respirar
Entre las hojas,
Bajos sus aguas-

Bajo sus pies,
Letras sin aire
Recorren las páginas-

La Zona, ilegible
Aunque
LA
Fragmentación
No acallará
los pasos,
Los versos de-

El limón
Resplandecerá,
Negra hermana,
Un día de luz
Feroz y herético-

Vení vení, leprosa-
Maullá la permutación de las nubes,
El mal del asfalto-
Es agosto y carne-¡Hay tantas bestias solas!

Te alimento sin,
y sigue sucediendo-

Milenista de Barrio Chino-
Ésta es la Virgen-
Éstas sus cicatrices-
Ella soy Yo
Adorándome
La Serpiente-

La anciana te arrancó los ojos-
No entiendes su reacción-
Apenas estabas vivo
Como ella,
Pequeño monstruo, ferralla-

En nuestras miradas
Reordenamos el camino
Junto a la casa de los lirios
Que nos aterroriza-
Reanudamos la senda
Sin color ahora,
Inaudibles, invisibles-
En otro rapto de los sentidos
Bajo el suelo
AMANECE-

Paredes blandas, blancas,
-suavemente me dijo-
COMO PÁGINAS-

Muerde al fin las cifras,
Todas las sílabas,
Panes y dones-
El compañero ángel
Me sucede en
El ciclo de la disolución-
IDILIO-

Sí a lo Nunca-
¡Tú sabías reinar!
Pobre ciudad
Que abandonas-

Levántate y anda-
Álzame y nada
El reino de los cielos-





Antonio López Medinilla