31/1/09

el SUR-sub, XIV (segundas)








"habla, vive
no es en la habitación

el lugar no
no

sin empezar nada"


Juan Eduardo Cirlot


Gaviotas,
Sucias y chirriantes-

-Tuvimos hambre,
y advertimos tus despojos.

La gloria
No consta en las olas,

Aunque pervive
En la quietud del aliento,
Inerme nadador-

Al fin reconoces que,
Entre cenizas aladas,
Danzan las algas
Como almas,
Como cantas,
Como lanzas-


Nunca en la noche, nunca
Se alejarán las alas
En la distancia
De mis manos
DES PE DA ZA DAS-


Las manos solas
Fuimos, rotosas,
Lo nunca-

Infantes,
Éramos crueles-

Éramos juegos, tus voces,
Mis viejos signos-

La infancia no me pertenece-
No sabés, Antonio-

Cierto:
Aún no nací-
Crecí en la Voz
Y en la mengua-

GRIS de LA SIN-








¡Sal!
Del mar
Donde canta la/ola/la
Espiral de mudez,
Compañero hombre,
El falso conocimiento
Del reconocimiento-

El orden mágico de
Las Bestias y del Cielo y LA
Tierra se invirtió-

¿Deseas permutar,
Encarnación?

Ciego, como
Llama a la llama,
Incorrupto,
Arrastra junto a mí
Los signos de su nombre
Olvidado-

TiniéblaLA
Donde un puente en llamas,
Donde libélulas,
Donde nunca nada arda-

Don/de AR DA LA SIN-







Iluminada la mesada,
No me perteneces
Donde mi sombra-

La batalla es otra-
La espada larga,
Se dice Arte,
Alguna vez símbolo,
Y arden donde no dijo
El exacto mineral-

Nadie habla
Donde crecen
Sin mí, tan
Necesario,
Los sintagmas-

Salvado al color,
El mundo cesa
A fin de
Hilvanar el símbolo
Que 7 cuervos alzan,
Innecesario,
Innecesarios-

Comentario
En las ramas
Del mirar
Abandonado-

¡Por las ramas!

La perra negra de las eras,
En la hojarasca se aleja-
Me observa y no me observa-
Me ignora y se acerca-

La otra vida durmieras
Como silencio mi vida, hermana,
En el norte amurallado-
No estoy sucediendo-

-¿Auxilia
tu sonambulismo,
las orillas de tu disparo,
las voces recoletas
arrodilladas en la roca?

Cuando sea
Bienhallado el olvido,
Tu decir
Descansará en paz,
Hombre ángel-







No amanecerá ese día,
Porqueriza Bronwyn,
Virgen cicatrizada-

Comienzas
A gritar
El amanecer en llamas,

Mi nombre en el tuyo,
Aunque todos duerman-

Un cementerio
De leyendas de orín
Que sólo tú creerás
Cuando me leas-

Yermo todo,
Retorno a las murallas,

Una y otra vez a tu encuentro,
Durante el día,
Bajo las piedras-


Hablo desde
La ausencia, Estrella-

Sabés que de nada sirve-

De entre las Puertas
Del Celeste Sin,
Buscará orificios-
Inútil búsqueda
Inútil cueva
Inútil estrella,
Mon amour-








Te vi sin
Lo inmutable,
Heráldica, tangible-
Asumo que todo
Movimiento
Convoca un crimen
En los mares-

¿Tan miserable muralla
Cobijará mis riquezas?

¿Requieres mi ayuda, Verbo?

¿Cuántas monedas son necesarias?

Me esfuerzo mucho, compañero ángel,
Y ésa no es mi labor-

El sentido, indiferente-
El bosque me detalla-
Estalla
La Runa transparencia-
Retorno a posar
Bajo la piedra
Lo incomunicado-

Despierto a la luz
Y nombro mi sombra-
Ángel a tus pies,
Paso a paso
Comunicado-

No lo había decidido-
Ahora es irrevocable-

Trinan Aves de No-
Trinan, sí-

Riman las heridas,

Cauterizan
El sur que amanece-

El largo invierno
Sin tus pasos-

Meine Muse,
en las olas de nadie
bajo las hojas cerradas-


Cuanto rogamos,
En niebla y silencio,
No oculta tu traición
Al aparecerte,
Concreta y limitada-

VeO sin mí-

Un viaje necesario
A ningún lugar-



Antonio López Medinilla



26/1/09

La llama da-



"Como un fuego responde al otro fuego,

así levantaré mi muerte y miraré
a mi muerta"

JUAN EDUARDO CIRLOT






Antonio López Medinilla


24/1/09

el SUR-sub, XIV (primeras)


el SUR-sub, XIV
(primera parte)












Dragones, dadme
Un nuevo sorbo de agua-

Penoso fue-
Reina el tiempo perdido,
Y se conjuga:
Estoy conforme-

Donde nieva,
Soy no-
No temas-

Eso, después-

Otras manos me persiguen,
La lluvia
Donde siempre estuve,
Donde nadie hubo-

Apenas lloré-
Hablo desde mi habitación
Y tus manos-

Mantente firme, y sujétame-

Otra sin lo otro,
Una más
Entre Los Nuestros,

Araña las arañas
Entre las rocas otras
Donde las hierbas solas-

Amparo la medusa
Que nadie quiso
Como antes
Al ofidio

Que nada dijo-






Otro
El Oficio,

Ofidio,
Mientras se es
Otra
Dentro,

SalAMAndra-

Cuando fluya
El árbol de mi canción,
-¡un festín, Sweet Thames!-
Sean las ramas de mi sangre
Ante las altas rocas
Ante olas desoladas,
Suavemente NO-


Mis hermanas Parcas
Lo intuyen y conceden
El único encuentro
Bajo las aguas-

¿Hay alguien ahí,
Bajo lo bajo?


No tienes rostro-
No te beso-
Uno más
Hueco y solo
Donde las aguas no-

Meine muse,
Bajo las nieves,
Algo aprehendimos
En la multitud
De leernos-

El estertor previo
Al esplendor
Nos hermana a la nada
Previa al dolor-







Es cierto, Belle:

No hueles a nadie-

Adoremuste, jalón de nadie-

Cántame y alzaré
El barro de mis días sin su luna, Sapo-
Eres mi hermano, y no conoces nada-
De nuevo hay libélulas-

Estoy hambrienta, dijo,
Como gozo y como sombra-

¿Adorable
La espiral leída de la rosa
En la sangre de las ramas?

¿La rosa se abrirá a la Rosa
Como el libro al Libro?

¿La carne a la Carne?

Tomad y comed-
Nada es personal, hechicero-


-No preguntes más
En el camino.
Camina y no.

¡Mágica la pura tristeza!

Abre los ojos-
Cierra los ojos-
Y complace
Como una perra-

¡Las semejanzas son increíbles!

Atado a la hiedra,
El ladrón
Arroja su mirada
Al otro lado,
Otra luna,
Te estoy mirando
Y no me encuentras,
Aunque hablas,
Me hablas-






Dispárame-

Soy nadie
En tus OjOs-

Llamas, me llamas-

Llagas como
Péndulo y Disparo
No me conciernen
aunque
Me confortan
Donde esta ausencia-

ReconocerLA
Al arrojarnos
Al mutuo vacío,
De la maNO-

No
Dejo de caer
En el hambre de
Otra página en
Blanco-

5 secretos llaman
En las llamas
A tu irreverencia, lector-

Tu memoria de disolución,
Abrazada a la orilla
Renacida en alas
De las olas convocadas,
pero no hay nadie donde hubo-

Nadie es verdadero-
¿Por qué cantas
Bajo las ruedas?
Todo es cierto-

Diana, aciertan
Todas las posibilidades,

Ninguna, por tanto-
Un rosario negado
Donde susurran las aguas
Al Señor del Pantano,
Y las algas no
Si tembló el muérdago-

Hay un bosque
Temblando, hermana-

La espiral
Al sur de la SALA,
Es el inicio
Y redunda en ciclos
Sin final-

Girás el metal
Tal cual es:
Nada o el Verso-

Piedra, no hay distancia-
Oro, sin poderes-
Pasan palabra los metales-

Habito una casa humana
Que asalta el no-mundo-

Donde nada la Hetaira,
Nadie venderá el mundo-

No-mundo.

Mejilla contra mejilla,
El origen del
Silencio
Habla en mi
Disolución-







Semejan iglesias

Los blancos cirios
De tus manos
En el humus,
Aunque nadie-

Las sordas vocales
Acalladas,
Compañera judía,
Intuyen mi ausencia humana-

Oscurezco en la cena,
Pero el sur continúa como sol-
No soy tu judío
Siendo no-


No hay presa ni
Fauces fugaces-
Sólo letras
Arrojadas al escombro-

Paisajes del No Mundo
Abrasan mi hogar, e ignoran
El castillo
Que delata el sur bajo LA
Invulnerable-


¡Cómo no alejarse!

Maldito nativo,
Ella canta aún
En el puente
En llamas-

¿Dónde eres,
En las ruinas
De tu rostro otro?

Mi querida Irene,
No soy la puerta
Que se abre-

Protejo las tórtolas
Que en tu escritura arden-

Cobijo las arañas
Que nadie dijo-

Durante el día,
Bajo las piedras,
La gran ciudad amurallada
Me habla, y oculta
Esta vida
Que avergüenza
A las musas-

¡Tu sombra, Estrella,
La llama da!

Roto todo-
Auténtico
Imposible
E inválido-

¡Asombroso parecido!



Antonio López Medinilla



16/1/09

Su Hoz parece más suave-





Transparente compañero-
Canta cuanto no pasa
En el Tablero-

Hallan
Métodos de quemar la letra
Sin quemar el libro-
Entusiastas de la Plaga-

Revelada-
Sueña con ella
Respecto al dolor
De su tercera mano-

Un olor apenas
Aunque imperecedero-

Sabed que tras su muerte-

¿Hemos confesado algo?

Suele suceder:
Dura durante
Lo que sigue sucediendo-
Obvio cíclico y tarde-

Ciclo de transparencia, vate-
Circo sin techumbre, Belle-
No hay cueva-
El castillo delata
Tu distancia vulnerable-

Su Hoz parece más suave-







Antonio López Medinilla sobre


Suave, mas parece su Hoz-






A su vez Gárgola,
Góndola sepulturera,
Soberbia y errabunda
Gorgona, candado
Y la arcada del ansia,
Que otra vez sucede
Donde nada nunca-

Ninfas del bosque, hojas
A miles, y miles de ojos
Enjuician
Un método adorable
Que reduzca su vuelo
A la pócima secreta
Del símbolo-

¿Cómo colectar la quimera
Del árbol que repudia
La realidad del fruto?
No hay antagonismo
Que opte por la cosecha
En el eclipse del desierto-

¿Quién me habla?

Oye pasos-

Mis manos enmudecen-
Morir en el pozo
No calma el ansia
De ser Otro
En cualquier lugar-

¡Vuelve, Bestia!
No creas que el bosque
Es una ramera-

El Gato Rojo y la Oca
Te persiguen, compañero-

La puerta de tu alcoba-
Que Dios te guarde-







Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al SUR-sub, IX

14/1/09

Gira el metal tal cual es-




Nada existirá
Cerca de mí y junto-
Lean la confesión-
Lean el atardecer tú-

¿Quieres tropezar
Con los cuerpos?

Me escaparé-
Ten, detén
La voz y observa-

Ya gira el metal
Tal cual es: nada
Sin pensar en nada-

La ignorancia
Hizo crecer en mí
La valentía-

Llegas-
Vence el viento-
Tan felices en lo no
REALMENTE,
y sigue sucediendo-


Antonio López Medinilla de


7/1/09

ES diferente A, ésa-



Antonio López Medinilla,
nombrando el SUR-sub, XIV

6/1/09

¡es indiferente!




Antonio López Medinilla,
nombrando el SUR-sub, XIV

5/1/09

GRIS la









El orden mágico de

Las Bestias del Cielo y la
Tierra se invirtió-

¿Deseas permutar?

Una palabra tuya
Bastará para

Deshojar el árbol de
La inexistencia-

El obscuro mirador
En el temblor
Del yuyo inmemorial,
Tiempo sólo,
Sobras para la sombra-
Aquí las llamas
Solápanse
Al leer

El poema que
Nada dijo-

¡Es indiferente!

Indignamente airada,
Acusa tu voz,
Acosa al adversario,

Otro cuerpo retorcido sin
Esta roca roja,
Otro dar gris
Tu voz otra-

¡ES diferente A!

¡Sal!
Del mar

Donde canta la ola la
Espiral de mudez,
Compañero hombre,
El falso conocimiento
Del reconocimiento-

¡Las semejanzas son increíbles!

Atado a la hiedra,
Donde el ladrón
Arroja su mirada
Al otro lado,
Otra luna,
Te estoy mirando
Y no me encuentras,
Aunque hablas,
Me hablas-


Dispárame-
Soy nadie
En tus OjOs-

Éramos de no-

La certeza-pertenencia
Embriagará la primera
Persona del plural-
Maldita alga mentirosa-
Estás sola en la noche donde
Ella dijo Nos y No,
Sin nosotros-

Boca rota sola ropa,
Otra desolada-


Llagas,
LLamas como

Péndulo y Disparo
No me conciernen
aunque
Me conforman
Donde esta ausencia.

Siete veces
Nunca devoré

Mi estrella mineral-
No hubo alquimia, Padre-
Los sellos intactos
En la orina-

ReconocerNOS
Al arrojarme
Al mutuo vacío,

De tu maNO-

No
Deja de caer

En el hambre de
Otra página en
Blanco-

En tus cloacas,
Mi hija no llora:
Escribe tu nombre,
Libélula de la ciénaga-

¿Quién te oye en el puente?

5 secretos llaman
En las llamas
A tu irreverencia, lector-


Antonio López Medinilla,
sajando el SUR-sub, XIV



“Quien escucha las alcantarillas
puede oírlo”
H. Böll

"Entonces vi que su mano de siempre estaba rota"
Juan Eduardo Cirlot








2/1/09

¿el protagonista?






Nunca en la distancia
Se alejan las olas
De mis manos destrozadas-

Tu memoria de disolución
Abraza la orilla
Renacida en las alas
De las olas convocadas,
pero no hay nadie donde hubo-

Éramos, aunque cerca, lo nunca-
Éramos infantes-
Éramos crueles-
Éramos juegos, mis voces,
Mis viejos signos-

¿Por qué huyen de mis manos
Si una vez bebieron de mí?

¿Mis manos?
No han sido escritas para esto-

Asidas de las ramas desoladas,
Asidas de la piedra que nos dijo
El milagro de ver en el lugar de nunca,
Asisten a la Audiencia
Todas mis bocas, Padre,
Si bien tu Voz
Donde nacen las palabras
Que nadie dijo
Que cantan nada
Donde me disparan
Cesa ante el retorcido hierro
De mis manos lanzadas
Al vacío puente-

Todas las posibilidades,
Ninguna por tanto-
Un rosario negado
Donde susurran las aguas
Al Señor del Pantano,
Y las algas no
Si tembló el muérdago-

Hay un bosque
Que estuvo temblando, hermana-

Lejos y cerca, un ángel
Deshabitado en esta ciega
Ascensión a la nada-sur,
Insalvable e invisible
Camina a mi lado
Como alguien que llora
En las miradas
Celebrantes-

Los doce metales, sí,
Ignoran los rasgos del Sur
Que nada revelan-
¿O es el mar renovado,
Alimentando a los suyos,
Como una tentación?

En vaivén
Las olas de mis ojos cerrados-
Un marcado
Ascenso a la nada.

Ciegos, como yo
Llamo a la llama,
Insalvables,
Arrastran junto a mí
Los signos de tu nombre
Olvidado,
Tinieblas,
Donde el puente en llamas,
Donde hay libélulas
Donde nunca-


AR DA LA SIN

La mesa iluminada
No me pertenece
Bajo las piedras-

Nuevamente ladras,
Perro,
Otra escalada escalera
Bajo el alto e incompleto
Tacón de nadie-

Tumulto.

La espiral
Al sur de la SALA,
Es el inicio
Y redunda en el ciclo
Sin final-


Giras el metal
Tal cual es:
Nada o el Verso-

¿Por qué tu dulzura,
Nieve o candelabro,
No la heredan, Gab?

Donde nada la Hetaira,
Nadie venderá el mundo-

No-mundo.











Antonio López Medinilla,
sajando el SUR-sub, XIV