3/2/09

Se vende fácil, como todo paraíso-











La palabra no dijo nada que olvidáramos; exige el silencio de mil fragmentos que apenas se recuerdan: razón suficiente para girar, maculados, en la periferia y buscar los eclipses.



Disperso
Entre raíces inmensas
Y cristales rotos,
Mago,
Tu imago de no y nunca
Pero siempre ELLA-

El milagro
De un árbol
La mano
La zarpa,
y mentidme por piedad-

No des ni un paso más-
La ira de cuanto viene
Roza la tristeza de cuanto va-
Es imposible anudar
Ambos caminos-

He aquí
Lo teratológico,
Primera Comunión-
Tomad y bebed-
Besarte,
Restaurar la rosa,
Y que seas Otra-

Ella
Bajo la Bestia,
Bella,
Como bestia-

Recorren el camiNo,
Buscando
LA/árbol/era-
Aunque la manzana
Ya no es un fruto-

Ur al Sur-
¡Oh ciudad!
¡Mar adentro
La ciudad!


Sin expirar
La espiral,
Inhalamos
Lo nunca sí,
Inalcanzable Duque
De las expirantes-
Hemos hablado
Antes de tiempo-

¡Por qué
Bajamos del árbol!

No debimos-
Subamos
Nuevamente-

Espiral la silenciosa,
Lo sabe y se acerca
Inútilmente en círculos-

Comí tu sangre
Y bebí tu carne
En el libro
Sin nombre-

Omoc oy yos et omoc

Felices en lo no-
De entre los muertos
Te leimos
Sin felicidad-

Ante el voyeur
La exhibición desnuda
Ejemplifica
La indiferencia
Del mundo-


Ahora, el cristal de la habitación en penumbras: la palabra refleja lo que viendo, no vimos. La existencia desnuda de tu palabra como una flor en la sombra del pantano.

El Sur, como Rosa la prostituta: pétalo a pétalo, se desnuda, y se vende fácil, como todo paraíso. Ya somos tres. Pronto una religión.

Contemplar el mar y alisar El Tiempo, roto y renovado en las olas de los ojos. Quietud de la danza, y las olas en los ojos cerrados.












Antonio López Medinilla,
sajando el SUR-sub, XI


3 comentarios:

Pedro dijo...

Leído, maestro. Un abrazo
Ana-Orual

http://absurdilandia.blogspot.com/

antonio medinilla dijo...

Lo de maestro me vino excesivo y ruborizante.., pero gracias por tu nueva visita, Ana.

Antonio

Sintagma in Blue dijo...

¿excesivo? Eso jamás...

;-)