28/3/09

algo de alguien-












Aparecida,
Apareada-

Marcas asfixiadas
En el Coro:
La Bestia, la Estrella,
La Sierpe, la Gaviota-

El corazón relata
En la Piedra-
La piel de la piedra-

Algo de alguien, allí,
Se arrodilla
Aproximadamente nunca,
Aproximadamente sola
Donde nunca-

¿Me leés sin nacer?

NI –dicen las aves.

Despertás cada mañana-
¿No es acaso un milagro?

Siendo no,
Érase una vez,

Compañero ángel,
Sólo una vez,
La última llamada
Al Sur
De la magia y la muerte-

Tu alegría es incontenible-

Danzás conmigo, mi pequeña
Gris de la Sin, florecida,
Espiando mis pecados
En el Círculo de Oración-

La Cruz del Sur
Es justa y necesaria-

A A
PA PA
RE RE
CI A
DA DA

Oro por ti,
Innombrable-







Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al SUR-sub, XII-1

26/3/09

excelente elección-










¿Señora de las Bestias,
Recuerdas el Cielo,
Las aves/sí
Que huyeron
Del Árbol
Al besar Lo No?

Desconocen
Las Escrituras:
Están vivas-

Vivir sin
Respuestas ante un espejo,
Entregando un destello,
Cualquiera,
Cuando apenas hubo
Semejanza en las semejanzas-

Un castillo miserable
Acogerá mis riquezas-
No pasarán-
Sobrevuelan-

La perspectiva es todopoderosa-
La esfera modelable en la hoguera-

Dijimos que
Cuando la larva
Retomara el marasmo
De tu sangre, hablaríamos
En la mente de la carne,
Del alimento del ángel, Bestia-

Reacciona, viejo tetudo-
¡Reaccioná!
Revélame qué sucederá-

Dos mundos en uno,
Aunque irás solo
Hasta el último gesto
De la hierba/Ur-

Desfallezco como un miserable
Al arrancarme las alas-

-Ya no huirás, compañero.

-Tampoco tú, insecto ángel.

Rata griega entre helechos,
La pregunta ya no
Precisa una respuesta-

Eres todos los nombres-
Ninguno, por tanto-

¡Excelente elección!


Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al SUR-sub, XII-2



19/3/09

iceman-










La vie en noir

No acaba-
Aún espero-
Aún acaba-

Donde no hay nadie,
Observo la Flor-

Donde no hay nadie,
La Flor me observa-

Florece
Como si

Nada pasara-

Desnudos los pies
De la sierpe
Juzgan
La Estampa

En exceso
Bucólica y descriptiva-

Sus razones sisea-

Los huesos
De la manzana,
De soslayo,
Reverberan
En la ausencia
Del árbol,
La presencia
De la maNo-


Cierto que hablan sus ojos
Como aguas nos arrastran
A la esquivas nombradías;
Por las ramas amadas
De las ramas-


Entrambos,
Un código suspenso

SIN LAS
Abre los hielos
De los cielos,

Como abren
Las Escrituras
Los mares
De los miedos
Sin alas-

La semejanza del mundo,
Semejante a Mi No-

Nuestra violenta boca, ángel,
Tu violeta descomposición-

Sea el miedo
La primera mano
Al reino de los cielos-

Deambula a mi lado,
y sigue sucediendo-

Acaba
Sin suceder-

Mientras agonizo,
Ordenas las cartas-
HOSANNA-

¿Quién va a nacer?

¿Mi Nombre?

Me has olvidado-

Bajo la almohada,
Donde nunca-

Sin anécdota,
El viento giró la página-
Muestra otra en blanco-
¿La misma?

Donde soy yermo
Tú no vengas, Estrella,
El amor no es un palacio-

Me observo, y arrojo mis ojos-



Antonio López Medinilla







15/3/09

quiromancia sí-






Mi tercera mano, -

Roto el lino protector, -
Las olas solas de mí
Y las rocas otras, -
Cuarto mundo, -

Jardines colgantes

Abiertos al Agote,

Ángel mío, hermano mío-

La escritura abierta

Al lector, voyeur-


Sí, te conozco-


De la misma sombra

De tu misma mano

De tu misma hambre

De la misma sílaba,

Ángel mío, perro dorado,

Se crea el silencio

Del organismo de mi tristeza,
Tu/yo, Existencia-


Algas de nevermore

No me respetan al nombrarte

En la espuma de las olas-


Salvado al color,

No recuerdo

La infancia-


No pertenezco-


Venganza cumplida-


El encuentro es improbable

Aunque salva el mundo posible-








Antonio López Medinilla,
de espa(l)das al SUR-sub, XIII-I


8/3/09

7/3/09

el SUR-sub, XIV (cuartas)

el SUR-sub, XIV
(cuarta parte)










"Meine Muse hat Aussatz

wie ich"

"Mi musa tiene lepra
como yo"

Heinrich Böll




¿El primer alarido
Corresponde a la primera
Sílaba?

¿Responde
La primera sílaba
Al final del mundo silente,
SION?

Rocas solas, X-
La DI/solución
Entre las olas-
Callás, danzas
Entre las algas,
Entre Las
Me saltas-

Velar
Al dios Inverso,
En su propio núcleo-

ISIS
SEES
NOON
SIIS
INNI
INNO
SION

Indignamente airada,

Acosa tu voz,
Acusa al adversario/,
Otro ser retorcido sin
La roca roja,
Otro dar gris
Tu voz otra-

¡Era diferente A ésa!

El obscuro mirador
En el temblor
Del yuyo inmemorial,
Tiempo sólo,
Sobras para la sombra,
Me crece en la hierbaSER-

Llamas que
Solapan la

Al leer
El poema que
Nada dijo-

¡Es indiferente!

Cantamos
En la sed y el hambre,
Que no eres quien
Dice la sed y el hambre
-si no hay residencia
ni comensal ni comienzo.

Manos de luz
Que a nadie señalan,
Llaman-

Me hambre,
Mi sin,
Ni nombre-

Gris u ocre raigal,
Tacón alto bajo el musgo,
-¿qué es sola la?-
Lo semiótico resplandece
En el espléndido sótano,
Aunque
Vague Lo No
Hacia el poema,
En el último sentido,
Desde los rincones de la casa
Donde te exhibes
Como roca desnudez
Como yo como red-

Jamás estallará
En países conocidos-
Es una batalla velada
Entre tú y yo
Cuando el mundo extingue
Su voz
Y vibra el interno-


El hombre hojalata
Entre el orín y la roña laborable
Del escombro de Oz-
Pan de hombre, sin más-

Escribiente,
Tu caligrafía aún
Es perfecta-
Aún se conserva
Pulcramente,
En la pizarra,
La Escritura mineral
De rencores y arañas-

La arena, sí,
O el Jardín sin LA,
La canción
Lapidada e insaciable,
Donde el Verbo sin vida
Retorna a la existencia
Del límpido silencio,
Agustín,
El perro ladra
Mi nombre en el tuyo
Bajo aquel amanecer-
Nada le calla-

Fragmentarias,
Circulares,
Sílabas y larvas
En surcos
Me observan y acrecientan
Sin nacer-

Cuando lo nunca agasaje
La noche espiritual,
Y propicie tu reinado,
Al otro lado del verso,
Hallarán cobijo, pordiosera,
Las llamadas moradas
Que las lilas abrigan,
Y encarnan, compañera,
El ramo de disolución
Que coronan tus pies-

Boca rota, sola ropa,
Otra roca que habla-

DIANA al cazador-
El cazador
Dispara
La palabra-
Semeja un alarido-
¿A quién corresponde?

¡Mirá!
Ha muerto y camina,
Conquistando no, lo sé-

En las cloacas,
Mi hija no llora:
Escribe tu nombre,
Libélula de la Ciénaga-
Adoremuste, Tacones,
Sin nacer-







¿Quién se es ése en el puente, Daena?

Asido de ramas desoladas,
Asido de la piedra que ata
El milagro de verla
En el lugar de nunca,
Concurren a la Audiencia
Todas las bocas, Padre,
Si bien tu Voz
Donde queman las palabras
Que nadie dice
Que cantan nada
Donde disparan la
Cesa ante el hierro humano
De mis manos
Al vacío arrojado-

¿No es recurrente el auxilio?

¿Y la flor?
¿La recuerdas, Padre desierto?


Púas y pétalos sin,
Éstos en éstas,
Otra existencia más
Edificada
Donde tú y no-

Un penar de aguas blanquecinas-

Mis restos demoran
Su línea discontinua,
Hoscos signos en la arena
Durantes siglos
De inercia desunida-
Apenas fue un aliento-
No lo esperaba así-

La fragmentariedad
En el reino de la memoria
No apartará de mí
Este cáliz-

Anochecerá,
Reposaré
Mis huesos
Entre las finas hierbas
Como un espejo
Antes de la vida,
Ro-to-to-do,
Como un cristal
Ante lo nunca-
Otra gota herida-

Obrero, me enorgullece
Tu mortalidad entre las flores-

Siete veces
Nunca devoré
La estrella alquímica-
No hubo mineral, Padre-
Hubo lector-

Hubo, en lo aire, escritura-

Me acabo de dormir,
Y aún sucede, hermana,
El bosque encantado
En las aguas que hablan
De nos sin mí ser-

Intactos sellos
En la orina de Estrella-

Lejos y cerca, un ángel
Deshabitado se acerca-
Insalvable e invisible,
Camina a mi lado
Como alguien que llora
En las miradas
Celebrantes de lo nadie-

Todo me sin
Y Nada te turbe-

¿Por qué tu dulzura,
Nieve o candelabro,
No es herencia, Gab?

¡Cuidado, bárbaros!

Arcadia LOS que

LAS deambulan,
aunque vas descalza-






Camino y sí-

Se abren y cierran
Cruces, pétalos-
Constancia del mundo,
Cristales retorciendo
Mis brazos socavados-
Observo su cauce-

Muro a muro,
Mudo la piel de No,
Roto en la habitación-


Del sí siendo sin,
Pliego AlAs, siembro
La grafía arrebatada-

Digo otro mundo-

Sí,
Un ruego mágico,
Sin,
Res
-

Sed
De más seré,
Miserere/Cantor,
y sigue sucediendo
quien no eres-

Cánteme un río-

Ora el péndulo sin beneficio,
Compañera judía,
Sus puntos vocales,
Ni una línea más-

Es inútil: no me pertenece
La pérdida bajo la almohada del sefardí-

¿Pudo ayudarme
Tu sonambulismo, las orillas
De tu disparo,
Las voces recoletas
Arrodilladas en la piedra?

Su puerta amarilla,
Una página en blanco-
Creí en ti
Devorado en el giro-
Del hogar al hogar,
Zanjas y larvas,
Qué perdimos sino
El Recinto: Magna Maga
Donde nadie nunca hubo-

Del marasmo claraboya,
La Bestia ordenó
Silencio a los 5 poderes, Belle -
Silencio de miel cuarteada
En los obscuros rincones
De la voz debida-


Estremece no ser tu/yo
Siendo tuyo-

Celebran la gesta
De la Estrella errante,
Aunque
¡invisibles, venid
al desencuentro!


ERRAMOS-
Éramos
Que no-

Lepra y fuente oral
En el diario esfuerzo
Al no lugar, Meine Muse,
Hermana hetaira, mi sin-

¿Azotás como debes?
Nada cambia la-

Ningún lugar más allá
Salvo éste: NO-

Su verso,
Más alto que
El monte
Que observa
La Nada,
Ahora es dádiva indigna
De conquitar este mundo-

Nadie querrá mis ojos
Cuando beban de tu mano-

Dormita la vida
Que cesas, Sapo-

¿Despierto ahora?

Divida el sur
El musgo primordial
De éstas mis rocas
De la desunión-

Cántala, can-

Sin la realidad
Para lo real la-
Desde la palabra,
Sin la palabra,
Para ella, sin reales-

La hondura, hechicero,
La hondura
Entre las hierbas:
La llamada al sur
Donde el agua respira-

Todos los silentes
Se arrojan al
Puente, desde él
A tu voz fragmentada,
A tu orden
Se aprestan en espirales-
Hemos de llover,
Cerrada la curva
En el último verso,
El sentido es indiferente-
La runa transparente-
Retorno a posar
Bajo la piedra
Lo comunicable-

Despierto a la luz
Y nombro mi sombra-
Ángel a tus pies,
Paso a paso
Comunicado-

Sur, sub la,
Y el mar otra vez
Si los barcos naufragaran-

Sin nacer,
Meine Muse hat Aussatz
wie ich,
Escritura,
He visto te
Perfectamente deforme,
Formada-

Una palabra tuya
Bastará para
Deshojar el árbol de
La inexistencia:
Tu/ya, lo ahora
-pero no hay existencia.








Antonio López Medinilla


4/3/09

Nunca supe lo que era eso-




"mi reino se realiza a pesar mío"


Juan Eduardo CIRLOT









Autor lector-
¿Hubo diferencia?

Apenas hubo existencia,
Apenas una brizna de hierba basta
Para sentirnos desgraciados-

La serpiente ha girado,
Sin final o inicio-

¿Acaso ignora
La génesis de nube
Que ampara nuestra carne
De insecto puro, compañera?

Mágico ha de ser
Cuanto ignoro-

¿Ves los colores?

¿Y la guirnalda férrea
Que abrasan tus pies?
Justa y necesaria-

Mírame o no lo hagas-
Es indiferente-
Te encuentro al menor
Gesto de mi mano-

Tu licor conmueve
A los muertos-
Un palabra tuya
Bastará para salvarme
Arañando los cerros,
Donde abandono la
Y te exhibes-

La misma sangre
De las aves
Nos separa
Entre árboles y vocales-

Fotograma a fotograma,
Voy siendo el final-

Nunca supe lo que era eso-









Antonio López Medinilla

de espa(l)das al
SUR-sub, XIII-2